Nulidad matrimonial debe ser gratis y rápida: Papa

En Argentina expulsó a un juez eclesiástico, debido a que cobraba 10 mil dólares por un divorcio, dice Francisco en un acto sobre derecho canónico.
El pontífice recordó que el episcopado no es una condecoración ni una posición de prestigio.
El pontífice recordó que el episcopado no es una condecoración ni una posición de prestigio. (Alberto Pizzoli/AFP)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco pidió celeridad y gratuidad a los procesos de nulidad matrimonial en los tribunales eclesiásticos y advirtió que “no es de Dios” vincular los intereses económicos a los espirituales.

El pontífice realizó estas declaraciones durante un encuentro con los participantes de un curso sobre justicia canónica, promovido por el Tribunal de la  Rota Romana, en el Vaticano.

“Hay tanta gente que necesita y espera que la Iglesia se pronuncie sobre su situación matrimonial, para el ‘sí’ o para el ‘no’, pero que sea una decisión justa. Algunos procesos son tan largos y pesados que la gente se cansa y abandona”, subrayó.

No es negocio

En un discurso improvisado ante cerca de 300 participantes de un curso del Tribunal de la Rota Romana, Bergoglio reveló que cuando residía en Argentina tuvo que expulsar a un juez de un tribunal eclesiástico por corrupción en los trámites para la anulación matrimonial; no descarta que sean gratuitos para evitar tales abusos.

“Yo mismo tuve que echar del tribunal a una persona, hace tiempo, que decía: ‘10 mil dólares y te hago los dos procesos, el civil y el eclesiástico’. ¡Por favor, esto no!”, advirtió Francisco, y dijo que no es una situación con la que se deba obtener ganancias económicas.

“Se tiene que estar muy atentos, que los procesos no se metan en un contexto de negocios: No hablo de cosas extrañas, existen muchos escándalos públicos”, advirtió el Papa ante abogados y jueces eclesiásticos reunidos en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Durante el sínodo se habló de los trámites, del proceso; hay preocupación entre los obispos porque son largos y pesados. La Iglesia católica es tan generosa como para poder hacer justicia gratuitamente, como gratuitamente hemos sido justificados por Jesucristo”, opinó Francisco, con lo que manifestó su apoyo a que no se cobre por el trámite.

Por otra parte, reconoció que entre los obispos existe preocupación por hacer más simples los requisitos de las nulidades matrimoniales, los juicios en los tribunales de la Iglesia que llevan a la constatación o no de la validez de una boda.

Según la ley de la Iglesia, si la unión conyugal es declarada nula por los jueces, la persona queda libre para contraer nupcias otra vez con el sacramento católico.

Al respecto el Papa aclaró que el deseo por agilizar estos procedimientos deriva de un motivo de justicia, para que las sentencias sean verdaderamente justas y se trate imparcialmente a las personas que esperan un resultado.

“¡Cuánta gente espera por años una sentencia!”, constató al recordar que estableció una comisión para estudiar diversas posibilidades de agilización.

Pide humildad a Obispos

Durante la audiencia general de los miércoles, Francisco señaló en su catequesis las características que deben tener los obispos y aseguró que el hecho de ser obispo no es para vanagloriarse.

Realizó esta reflexión tras la lectura del Evangelio en la que el apóstol Pablo se dirige al obispo Tito. “No se trata de una posición de prestigio o de un cargo honorífico. El episcopado no es una condecoración, es un servicio y Jesús lo ha querido así. No debe haber lugar en la Iglesia para la mentalidad mundana”, recalcó.

Según Francisco, “es triste cuando se ve a un hombre que busca este oficio, que hace tantas cosas para llegar hasta allí, pero cuando llega allí no sirve, se pavonea y vive solamente para su vanidad”.

El papa dijo a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro del Vaticano para la audiencia tradicional de los miércoles que “ser obispos quiere decir tener siempre ante los ojos el ejemplo de Jesús, que, como buen pastor, no vino a ser servido, sino a servir para dar su vida por las ovejas”.

Recordó que hay muchos santos que fueron obispos y muestran que “este ministerio no se busca, no se pide, no se compra, sino que se recibe en obediencia, no para elevarse, sino para bajarse, al igual que Jesús, que se humilló, se hizo obediente hasta la muerte, y una muerte en cruz”.

El pontífice resaltó que, cuando Jesús eligió a los apóstoles, “no los pensó separados el uno del otro, cada uno por su cuenta, sino juntos, para que estuvieran con él, unidos como una sola familia”.

Por ello subrayó la importancia de la “colegialidad” en los obispos, que deben ser “más servidores de los fieles, más servidores en la  Iglesia”.

• • •

El Vaticano condena eutanasia de Brittany

La máxima autoridad en bioética del Vaticano calificó de “reprobable” la eutanasia de Brittany Maynard, quien sufría cáncer terminal de cerebro y dijo que quería morir con dignidad. Monseñor Ignacio Carrasco de Paula, director de la Academia Pontificia para la Vida, declaró que “dignidad es algo más que poner fin a la propia vida”.

Maynard murió el sábado en Oregon después de exponer públicamente sus razones con el propósito de impulsar este tipo de situaciones en la agenda política. Su fallecimiento reencendió la controversia sobre el suicidio asistido para quienes sufren una enfermedad terminal.

La estadunidense de casi 30 años se mudó de California a Oregon para aprovechar la ley local que le permitía solicitar la eutanasia.

Carrasco de Paula dijo que “el acto de Brittany Maynard es en sí reprobable, pero desconocemos lo que haya pasado en la conciencia” y aclaró que no juzga a las personas, “pero el acto debe ser censurado”.

El reverendo y doctor Ignacio Costuera, miembro de la directiva del grupo Compassion & Choices, señaló al respecto que Maynard no era católica y que es equivocado imponer un conjunto de creencias religiosas a quienes no las comparten.

AP/Ciudad del Vaticano

• • •