Quien comparte notas importa más que la fuente: estudio

De acuerdo con una investigación, las personas suelen confiar más un texto noticioso si fue previamente compartido por alguien de su confianza. 
Las noticias falsas en internet se están convirtiendo en una epidemia.
Las noticias falsas en internet se están convirtiendo en una epidemia. (Especial)

Las personas que comparten noticias por las redes sociales son más importantes para sus lectores que el autor del artículo en cuanto a credibilidad, determinó un nuevo estudio.

En investigaciones previas, los usuarios dijeron que se fijaban más en la fuente del artículo, pero la nueva investigación —del Media Insight Project, una asociación entre The Associated Press, el Centro de Estudios de Asuntos Públicos NORC y el Instituto Estadunidense de Prensa— halló algo muy distinto.

TE RECOMENDAMOS: Aprende cómo detectar noticias falsas en internet

Las organizaciones noticiosas están sumamente interesadas en toda investigación sobre los hábitos de consumo en un ambiente mediático de crecimiento vertiginoso. Facebook fue la principal fuente de noticias sobre las elecciones, a excepción de la televisión, tanto para seguidores de Donald Trump como para los de Hillary Clinton, según el Centro de Investigaciones Pew. Empezaron a surgir individuos que colocaban noticias falsas en las redes con la esperanza de que serían compartidas masivamente.

En el experimento, el Media Insight Project colocó un mensaje en una red social parecida a Facebook, sobre un estudio sobre la diabetes. A la mitad de los participantes se les dijo que la fuente de la noticia era The Associated Press mientras que para la otra mitad, se les dijo que la fuente era un portal de internet ficticio, DailyNewsReview.com.

La mitad de los participantes vio que la noticia fue compartida por un personaje público en quien habían dicho confiar, como Oprah Winfrey o Dr. Oz. A la otra mitad se les dijo que la noticia había sido compartida por una celebridad de la cual habían dicho que no confiaban.

El 50 por ciento de los participantes dijo que estaba de acuerdo con el contenido cuando había sido compartido por una figura en la que confiaban, mientras sólo el 35 por ciento dijo lo mismo cuando se trataba de alguien en quien no confiaban. La tendencia fue casi idéntica cuando se le preguntó a los participantes si el artículo había sido bien investigado.

Además, los participantes dijeron que estaban más inclinados a compartir el texto con sus amistades si veían que la persona que lo compartió era alguien de su confianza.

Sin embargo, por otra parte, la fuente original de la información —ya sea The Associated Press o un sitio web ficticio— no afectó mucho la percepción del lector hacia el artículo.

Por ejemplo, el 52 por ciento de los participantes dijo que creían que el artículo atribuido a The Associated Press estaba en lo correcto si había sido compartido por alguien en quien confiaban, pero solo el 32 por ciento dijo lo mismo cuando la misma nota de la AP había sido compartida por alguien a quien consideraban de menor credibilidad.


mrf