Nokia quiere volver a mercado de los teléfonos móviles

Poco a poco, la empresa finlandesa ha estado preparándose para volver a fabricar teléfonos luego de que acabe su convenio con Microsoft. 
Al concretarse la compra de Alcatel surgirá la Nueva Nokia.
Nokia está preparando su regreso al mundo de la telefonía móvil. (Especial )

Nokia está contratando a expertos en software, ensayando nuevos productos y buscando socios para la comercialización mientras prepara su regreso a la telefonía móvil y la tecnología de consumo que abandonó con la venta de su división de celulares.

Posicionada anteriormente como el primer fabricante mundial de teléfonos móviles, la firma finlandesa fue sorprendida por el auge de los teléfonos inteligentes y superada por Apple y Samsung.

El grupo vendió su negocio de teléfonos móviles a Microsoft a finales de 2013 y se ha centrado desde entonces en la fabricación de equipos de redes de telecomunicaciones.

Ahora el jefe de Nokia, Rajeev Suri, prepara el regreso de los finlandeses al mundo móvil. Tiene que esperar hasta finales de 2016 para poder volver a este negocio -cuando expire un acuerdo de no competencia con Microsoft- pero los preparativos están en marcha.

La compañía ya ha dado los primeros pasos en esta dirección al lanzar una tableta de Android, la N1, que salió a la venta en enero en China y hace unos días presentó una "cámara de realidad virtual", que anunció como el "renacimiento de Nokia".

También lanzó una aplicación para Android llamada Z Launcher, que organiza los contenidos en los teléfonos inteligentes.

Mientras tanto, su división de tecnologías ha publicado en LinkedIn decenas de puestos de trabajo en California, muchos de ellos en el desarrollo de productos, incluyendo a ingenieros especializados en Android, el software operativo que Nokia utilizará para sus dispositivos móviles.

Nokia planeaba despedir a unas 70 personas en esa división, según un anuncio de mayo, pero una fuente de la compañía dijo a Reuters que desde entonces el número fue recortado a la mitad.

La propia Nokia no revela mucho de sus planes, más allá de admitir que algunos empleados de su división tecnológica compuesta por 600 personas están trabajando en diseños para nuevos productos de consumo, incluyendo teléfonos, así como en video digital y servicios de salud.

Nokia dice que no repetirá los errores del pasado de ignorar las tendencias tecnológicas, manejar altos costos y reaccionar demasiado lento a los gustos cambiantes de los consumidores.