Niño boliviano crea prótesis de su mano con 100 dólares

No es perfecta, pero con ella puede “agarrar vasos, frascos... una variedad de objetos que antes no podía sostener”, dice.
Leonardo Viscarra.
Leonardo Viscarra. (Jorge Abrego/EFE)

La Paz

El niño boliviano Leonardo Viscarra descubrió la tecnología por casualidad al romper un coche de juguete, y ahora, con una  mezcla de curiosidad, pasión y mucho trabajo, consiguió construir su propia mano con una impresora 3D.

“Le tiré una piedra, el carro se rompió y pude ver los motores”, relató el precoz investigador, de 14 años, quien define que ese hecho, ocurrido a los ocho años, desencadenó sus logros.

Cuando estaba en el vientre la mano izquierda se le enredó en la placenta y no se desarrolló.

Comenzó con una mano precaria, una especie de pinza. Luego consiguió otra más mecanizada, pero que no le quedaba bien.

Relató que investigó y supo la historia de un niño francés, el primero en tener una prótesis de este tipo de una fundación estadunidense. Gracias a una tía que vive en EU los contactó y le enviaron una, pero no le quedó.

No se rindió. Se inspiró en esta prótesis “para sacar la otra”, esta vez hecha por él mismo y personalizada a sus medidas.

Cuando tenía el diseño, que sacó de internet, acudió al Instituto de Robótica Sawers, en la ciudad de Cochabamba donde reside, y allí le ayudaron a hacerla real.

La plasmaron con una impresora 3D y con ayuda de sus profesores y padres, Viscarra unió todas las piezas y la articuló con los hilos de nailon. Leonardo Viscarra consiguió su prótesis por menos de 100 dólares, cuando las piezas biónicas que venden llegan a valer 15 mil dólares.

No es perfecta, pero con ella puede “agarrar vasos, frascos... una variedad de objetos que antes no podía sostener”.

Actualmente, y con su primera experiencia, le hizo una prótesis similar a una niña de 7 años, pero se la imprimió en tono rosa.

Viscarra dice que se quiere dedicar a la biomedicina.