El negocio de un dibujo animado

Hello Kitty nació en 1974 y su popularidad ha ido en ascenso al igual que el negocio de su imagen.

Ciudad de México

Hoy la pequeña gatita cumple 39 años y ya no es sólo asunto de niñas. Desde su invención, ha sido un negocio redituable con tiendas alrededor del mundo y su imagen se ha utilizado en productos de belleza, útiles escolares, ropa, utensilios de cocina, objetos para oficina hasta en negocios de lujo.

Por los aires

La marca de Sanrio se apoderó de los aires, pues la aerolínea Taiwan EVA AIR lanzó un avión temático de la famosa gatita donde el baño, los asientos, los pases de abordar y hasta la comida incluyen al personaje.

Kitty gourmet

En Beijing, un restaurante con temática de Hello Kitty es una de las creaciones donde las obsesiones a este carismático animal llegan a su máximo punto, y pueden 'comerse' literalmente al personaje. El menú es una mezcla ecléctica de platos asiáticos y occidentales, con carnes asadas, sopas, ensaladas, sándwiches, pizzas, pastas, arroz frito y curry. Todos adornados con la cara de la gatita con moño rosa.

Emociones fuertes

Un parque de diversiones también está dentro de las atracciones a visitar si eres fanático de Hello Kitty. El lugar se encuentra en Oita, Japón y se llama Harmonyland, aunque también está dedicado a otros personajes de Sanrio, la gata blanca tiene su propio castillo. En el lugar puedes encontrar montañas rusas, trenes que dan paseos por todo el parque, botes, ruedas de la fortuna y carruseles.

Dulces sueños

Soñar con Hello Kitty también es una opción. El hotel Grand Hi-Lai en Taiwán, cuenta con algunas habitaciones decoradas 100 por ciento con la protagonista de Sanrio. Las alfombras, cortinas, techos, almohadas, edredones, sillones, lámparas, teléfonos y peluches son de Kitty.

Relax gatuno

Más que un spa, Hello Kitty Beauty Spa es un destino que mima a sus clientes, mientras se divierten. Utilizan tratamientos que tienen fórmulas únicas creadas sólo para el spa. Para los niños, utilizan productos orgánicos para las pieles sensibles. Terapeutas y estilistas profesionales se encargan de hacer una experiencia relajante. Además, los interiores están adornados de color rosa que incluye una cafetería donde se sirven platillos como pasteles de chocolate orgánico y bebidas revitalizantes.