CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

"Mi niña no tendrá regalos"

HISTORIAS DE NAVIDAD

Algunos niños no recibirán juguetes, pero tendrán como regalo la unión familiar.

Una navidad difícil.
Una navidad difícil. (Especial)

Ciudad Madero

Un pequeño cuarto de madera con techo de cartón en la colonia Adriana González, madre y dos niñas esperarán la navidad completamente solas, entre la oscuridad y solo con un plato de pozole, 300 pesos no alcanza para más; para esta familia no habrá regalos, ni llegará Santa Claus para alegrar a dos pequeñas niñas, la mayor de apenas 4 años preparó una carta.

La señora Érica González González es madre soltera, soltó en llanto al señalar que el poco recurso que se gana limpiando casas apenas alcanza para comprar algo que cenar, su niña se quedará esperando una muñeca, este 24 de diciembre a diferencia de miles de familias que están punto de celebrar las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, refiere que quizá alguien generoso se acerque al hogar de esta familia que no tiene nada ni a nadie con quien celebrar, solo ellas tres.

"Mi niña que ya comprende las cosas no podrá disfrutar de un juguete como otro niño que espera la llegada de Santa Claus y abren sus regalos, yo no puedo hacer eso, prefiero darles de cenar porque no tengo dinero para comprar juguetes, aquí estamos solas las tres, que hago más que salir adelante como Dios me da a entender", señaló.

Y es que las condiciones económicas de la señora no le permiten poder realizar preparativos para la cena de noche buena, solo un pozole con una pieza de pollo, no es como la mayoría de todas las familias mexicanas que hoy lo estarán haciendo; a ella su esposo la abandonó sin importarle que tuviera un bebé recién nacido y ha tenido que luchar por sus bebés trabajando en las casas que le brinden la oportunidad de obtener algunos pesos para comprar los alimentos.

"Me pide muchas cosas mi hija.... La verdad yo no puedo, me da mucha triste e impotencia porque no se qué hacer, es muy difícil para una mujer que tiene que cuidar un bebé conseguir un trabajo, muy a fuerzas me llegan a dar algunas tareas en casa, a veces trabajo y otras no, si acaso tres días por semana" indicó.

Las condiciones de extrema pobreza en que vive la señora son notorias, su casa ubicada en la calle Violeta del sector "El Chispus" es tan pequeña que apenas cabe una cama, una hornilla para cocinar y una pequeña mesa, lo peor se presenta en temporada de lluvias ya que se tiene que acomodar en un rincón para no mojarse pues el techo de cartón se rompe fácilmente que no protege de las inclemencias del tiempo.

"Me siento desamparada, mi niña me ha pedido una muñeca, ella sabe que existe la navidad, también quiere una bicicleta yo creo en Dios y espero que puedan llegar esos regalos para que mi hija no se quede sin juguetes, hubo una entrega de juguetes hace unos días y no alcanzamos ni un solo regalo", dijo.

Una casa humilde, con paredes de madera, cubierta con plásticos, techo de cartón, al interior se escucha el llanto de un bebé y contraste con la sonrisa de una pequeña de 4 años que juega con su imaginación, creyendo que vive en un castillo y que ella es la princesa que será rescatada por un príncipe.