Modelos con discapacidad desfilan en Nueva York

Madeline Stuart, una chica con Síndrome de Down y Rebekah Marine, una joven con una prótesis como brazo, desfilaron en el show de FTL Moda. 

A menudo criticada por su visión idealizada de la mujer, expresada en modelos ultradelgadas, la moda se abre un poco a las diferencias: Madeline, una joven con síndrome de Down, y Rebekah, que nació sin un brazo, desfilaban este domingo en la Semana de la Moda de Nueva York.

Madeline Stuart tiene solo 18 años pero ya hay un bolso que lleva su nombre. Originaria de Australia, pasó 28 horas en un avión para desfilar en la Gran Manzana para el colectivo FTL Moda, que representa a jóvenes creadores italianos.

No es la primera mujer con síndrome de Down en una pasarela neoyorquina. La actriz estadounidense Jamie Brewer la precedió, a inicios de año. Pero su madre cree que es la confirmación de que el mundo de la moda se abre progresivamente a la diversidad.

"Madeline está muy emocionada", explica Rosanne Stuart durante los ensayos para el desfile del domingo en el Vanderbilt Hall, uno de los monumentales salones de la famosa estación Grand Central.

FTL Moda también convocó a una joven vendedora de automóviles de Nueva Jersey, Rebekah Marine. Nacida sin antebrazo derecho, esta joven de 28 años se muestra orgullosa de ser llamada la "modelo biónica" porque utiliza una prótesis mecánica.

"Eso le da un pequeño 'plus' a lo que hago y lo encuentro más bien 'cool'. Ahora muchos niños creen que soy una superheroína", dice con una sonrisa.

Pese a su discapacidad, Rebekah soñaba con ser modelo cuando era niña. Fue a muchos 'casting' y sesiones fotográficas, sin éxito.

"Muchas marcas todavía dudan en hacer desfilar a modelos que no necesariamente midan 1.70 metros y no sean delgadas, rubias y de ojos azules. Es un desafío, pero ha habido avances y es genial formar parte de este movimiento", sostiene.