Los chicos son iguales que en el video: modelo del Cumbres

El portal Newsweek en Español entrevistó a "Carmen", una de las jóvenes que participaron en la realización del video, quien describe que los jóvenes son déspotas como los de las imágenes.
Los cinco "galanazos".
Los cinco jóvenes que aparecen en el video del Instituto Cumbres. (Especial)

Ciudad de México

"Carmen" posó de muchas formas con un vestido color carne, levantando un cartel amarillo que decía “Fan Número 1”. Su cabello cobrizo y sus ojos color turquesa, fueron lo que llamaron la atención de los alumnos del Instituto Cumbres de México, quienes la eligieron para actuar en su video de graduación.

Las imágenes mostraban a un grupo de jóvenes que hacían casting a mujeres que bailaban de forma erótica, con el propósito de ser aprobadas por los hombres. Las chicas también corrían tras ellos y en una escena les lavaban los pies mientras ellos consumían bebidas alcohólicas.

El reportero Anibal Santiago, quien trabaja para el portal Newsweek en Español, entrevistó a “Carmen”, una de las jóvenes que participó en el material del que posteriormente se deslindaría el Instituto Cumbres. Ella fue una de las modelos elegidas por los alumnos de esta escuela. Ellas trabajan en la agencia Model Zone, todas las participantes son de origen extranjero.

La joven venezolana describe el sitio y cómo sucedió la grabación.

“Rentaron todo el Expo Bancomer para ellos. Sus guardaespaldas estaban regados a su alrededor y afuera había camionetas por todos lados. Ninguno se presentó con nosotras. Los meseros les servían alcohol y dentro tenían un jaguar. Todo era raro. Ellos eran los únicos que tenían sillas. Nosotras nos quedamos sentadas en el piso”, cuenta a Newsweek en Español.

Narra que la grabación era desorganizada, los jóvenes eran déspotas. “Carmen” dice que son iguales a los del video. “El mensaje era ustedes son la silla que alquilamos. El único fin era ridiculizarnos”, explica.

Ella explica que no les dieron de comer y quisieron obligarlas a beber alcohol. “Eran shots, ‘chupitos’ que hacían con botellas de coctel y tequila. Un mesero hacía todo y servía. Era: ¡Denles alcohol (chasquea los dedos)!’. Como era de noche y estábamos cansadas, les dijimos: ´Mejor nos dan un café... La respuesta fue: ‘No hay café, hay tequila. Van a hacer lo que yo diga’”, comenta a Newsweek en Español.

Para el material, las participantes aceptaron ser chicas que piden la atención de los hombres, quienes en actitud déspota y prepotente, las humillan.

En las escenas, se observa cómo hacen fila para el casting donde ellos decidirían si podían o no entrar a su fiesta de graduación; los besos que le dan a un estudiante que bebía en la barra de un bar; esconderse en las camas de los jóvenes para tener sexo con ellos; bailaron de forma sensual ante ellos aunque las ignorara; lloraron porque no fueron elegidas para asistir al evento y lavaron y secaron los pies de los chicos.

“Carmen” no sabía qué era el Instituto Cumbres ni que la realización del video era muy conocida. “Sólo nos dijeron que el video iba a ser un poco desordenado”.

El hombre que iba a grabar, miembro del Grupo Mann, les dijo a las chicas que tampoco les gustaba, pero que era un trabajo.

La grabación terminó a las diez de la noche a bordo de una camioneta Chevrolet Tahoe negra de uno de los estudiantes, quien mandó a sus guardaespaldas a dejarlas en sus casas.

La venezolana de 24 años, dijo a Newsweek en Español, que acudió a la solicitud de su agencia. Tenía que asistir de 5 de la tarde a 10 de la noche a Santa Fe. Iba a grabar un video. “Fuimos hasta allá seis modelos: de Eslovaquia, Letonia, Cuba, Venezuela y Colombia”.

Antes del escándalo, sabía que el aceptar ese proyecto había sido un error. La modelo comentó a la revista que se siente arrepentida y más después de ser humillada a través de redes sociales.

El texto completo de Newsweek en Español lo puedes consultar aquí