El luto en la moda victoriana inspira exposición del Met

Se exhibirán más de 30 vestidos y accesorios para reivindicar la importancia de la etapa del luto en la moda victoriana desde 1815 a 1915.
La exhibición "Death Becomes Her: A Century of Mourning Attire" muestra vestidos de duelo desde 1815 a 1915.
La exhibición "Death Becomes Her: A Century of Mourning Attire" muestra vestidos de duelo desde 1815 a 1915. (metmuseum.org)

Nueva York

El Metropolitan Museum de Nueva York (Met) inaugurará una exposición de más de 30 vestidos y accesorios para reivindicar la importancia de la etapa del luto en la moda victoriana.

La muestra, titulada "Death Becomes Her: A Century of Mourning Attire" (La muerte se convierte en ella: Un siglo de vestidos de luto), demuestra que los vestidos de duelo desde 1815 a 1915 son un reflejo muy ajustado de las tendencias que imperaban en la época.

El comisario de la exposición, Harold Koda, dijo a los periodistas que el objetivo de la muestra es incitar reflexionar sobre la importancia de vestirse tras perder a un ser amado, algo que durante el siglo XIX "tenía mucho que ver con la evolución de las tendencias".

Así, la muestra recuerda el ícono de la mujer vestida de luto y los complejos códigos de protocolo que la caracterizaban, en un momento en que los índices de mortalidad infantil eran muy elevados, por lo que la experiencia de la muerte estaba presente en el día a día de la mayoría de familias.

La etapa escogida coincide con el auge de las revistas de moda, que, aunque su nacimiento tuviera lugar en Francia y en Inglaterra a finales del siglo XVIII, no fue hasta medianos del siglo XIX que se expandieron y popularizaron por Europa y América.

Una de las funciones de estas primeras publicaciones era proporcionar directrices a las mujeres respecto a cómo debían vestir en sociedad ante la muerte de algún personaje destacado.

La exposición del Met exhibe las recomendaciones a la corte que hacían estas revistas, por ejemplo, ante la desaparición en 1818 de la consorte del rey Jorge III de Inglaterra, la reina Carlota, cuando prescribieron un vestido negro de crepé, ornamentado con volutas de este mismo material en rosa y joyería de azabache.

De entre los más de 30 expuestos destacan dos imponentes vestidos de noche que la reina Alejandra, cuyo estilo era muy aplaudido, lució en 1902, solo un año después de la muerte de la reina Victoria. De diseño francés, el tul negro adornado con lentejuelas moradas refleja un cambio radical de la vestimenta de luto de la sobria época victoriana.

También llama la atención un vestido de novia de una mujer estadunidense de clase alta durante la Guerra de Secesión (1861-1865), que, después de perder a parte de su familia a causa de la contienda, tuvo que elaborar y vestir de seda gris oscura en el día de su boda.

"Para algunos, recuerda el Met, vestir el duelo no era solamente un símbolo de la pérdida, sino que hacer y vestir un vestido de luto representaba aceptar la muerte, preservar la memoria y trabajar en superar el propio dolor".

"Es ridículo pensar que solo lo hacían por lo que la gente pensaría y no por ellas mismas", agregó el comisario.

La exposición se podrá ver desde el 21 de octubre hasta el 1 de febrero en el ala del museo que está dedicada a la editora de la revista Vogue, Anna Wintour.