La "ley Fayad" ¿atenta contra los derechos humanos?

La iniciativa del senador priista Omar Fayad fue criticada por su ambigüedad sobre el uso de tecnología.
Según R3D, la Ley Fayad es totalmente inservible.
Según R3D, la Ley Fayad es totalmente inservible. (Shutterstock)

México, DF

El pasado 27 de octubre, el senador priista Omar Fayad presentó la iniciativa llamada “Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos”, ahora conocida como "ley Fayad". 

La iniciativa fue rápidamente criticada por a su falta de precisión y diferenciación de quién está cometiendo un delito y quién está ejerciendo su derecho de uso libre de internet y de expresión.

Luis Fernando García, director de Red en Defensa de los Derechos Digitales, organización dedicada a defender los derechos digitales de los ciudadanos, explica en qué consiste y qué representaría que se aprobara dicha ley.

¿Cómo afectaría a los ciudadanos comunes la iniciativa que hizo el senador Fayad?

La redacción de la ley es tan deficiente que básicamente criminaliza el utilizar la computadora, incluso el destruirla aunque sea tuya. En pocas palabras, criminaliza cualquier uso de tecnología.

Muchos de los términos que utiliza son sumamente ambiguos, por ejemplo en su artículo 21 señala que la difusión de información con el objetivo de causar pánico o irrumpir la paz pública sería ciberterrorismo. En términos de desestabilización de la paz pública, el término resulta tan vago que podría interpretarse como cualquier persona que difunda información que no sea bien recibida por un grupo mayoritario o un específico del gobierno.

En materia de vigilancia, el artículo 14 obligaría a las empresas de telecomunicaciones a guardar el registro de internet de todas las personas del país y esto afecta a todo mundo, sobre todo porque no se establece ningún control para el acceso o qué institución sería la autorizada a tener acceso a esta información.

La ley también pondría en riesgo la libertad de expresión, pues penaliza el hostigamiento, acoso o agresión a otros usuarios de internet. Un ejemplo muy claro sería que, si en este momento la ley propuesta por el senador estuviera vigente, todos aquellos que lo han criticado a través de Twitter recibirían como pena hasta 2 años de cárcel.

¿Qué hay detrás de esta iniciativa?

Creo que existen personas e instituciones con intenciones de tener mucho más control y aumentar su facultad de vigilancia sobre lo que sucede en internet.

Me imagino que la Secretaría de Gobernación y la Policía Federal –institución que declaró haber colaborado con el senador en la redacción de esta iniciativa-. Hay una intención, de cierta manera una moda y un negocio, porque con esta ley se buscaría crear toda una burocracia de policía cibernética con la cual muchas policías podrían buscar un mayor presupuesto para gastar de manera, muy discrecional, herramientas de vigilancia.

¿Cómo se ha regulado este tipo de cuestiones en otros países?

La regulación de internet es una discusión vigente, por lo que no podría apuntar alguna ley modelo porque no hay. Pero se podrían tomar en cuenta algunos de los puntos del Convenio de Budapest –un tratado internacional firmado por países europeos, además de Estados Unidos, para combatir los delitos en internet a través de trabajos en colaboración con las diferentes policías- como la colaboración internacional. Sin embargo, México no podría aplicarlo porque para empezar ni siquiera está incorporado a este tratado, además de que ha sido criticado por violar los derechos humanos.

¿Cómo se podría hacer una regulación sin violar las garantías individuales?

Se tiene que tener mucho cuidado al momento de definir y acotar lo que son los delitos informáticos, porque por ejemplo, la Ley Fayad propone sanciones para delitos que ya están tipificados, como el fraude.

Se tiene que precisar claramente qué tipo de expresiones deberían de estar criminalizadas y cuáles no. Y es sumamente importante que cualquier legislación sea compatible con los derechos humanos, por lo que no se debe permitir la vigilancia masiva en donde prácticamente se espiaría a todos los ciudadanos con el pretexto de perseguir algunas conductas delictivas.

¿Crees que la iniciativa tenga futuro?

Yo creo que las personas que escribieron esta ley saben poco de tecnología y de derecho. No quiero insultar a nadie, pero la verdad es que es muy deficiente. Cuando se están redactando cosas penales, no se puede ser ambiguo.

Un error conceptual es lo que hace a esta ley insalvable, no hay forma de corregirla  para que sea compatible con la realidad, pues parte de premisas erróneas y un nulo conocimiento de cómo funciona la tecnología.

¿Cómo planea R3D hacer frente a la Ley Fayad?

Nuestra posición es no es posible mejorarla. Es más sencillo tirarla a la basura y empezar un proceso abierto y multisectorial con una visión de derechos humanos.

Nosotros acudiremos a la convocatoria que hizo el senador Fayad para el próximo 6 de noviembre, para decirle por qué su iniciativa está equivocada y comete una serie de excesos que la hace imposible de mejorar. Si se insistiera en avanzar esta legislación entonces sí nuestra organización elaboraría estrategias para convencer a los legisladores de que este no es el enfoque para afrontar este tipo de problemas.

Si quieres conocer en qué consiste la iniciativa, ya está disponible en la página del Senado de la República, mientras que R3D publicó los 10 puntos más controversiales sobre la Ley Fayad y los cuales puedes ver aquí.