Una granjera británica instala su propia red de banda ancha

Christine Conder, una granjera del norte de Inglaterra, instaló su propia red de banda ancha y con ella abastece a más de 2 mil personas.
Christine Conder resolvió los problemas de conectividad de su pueblo con su tractor y cable de fibra óptica.
Christine Conder resolvió los problemas de conectividad de su pueblo con su tractor y cable de fibra óptica. (Especial)

Ciudad de México

Ante la ausencia de opciones de conectividad a internet en su apartada comunidad rural al noroeste de Inglaterra, una granjera inglesa resolvió el problema por sí misma. Hoy, gracias a su iniciativa, es Miembro de la Orden del Imperio Británico.

TE RECOMENDAMOS: El gobierno de los EU revisa redes sociales de turistas.

Christine Conder afirma ser solamente la esposa de un granjero. Pero para 2300 habitantes de las comunidades rurales de Lancashire, en el noroeste de Inglaterra, Christine es una pionera revolucionaria de internet. Según informa la BBC, todo comenzó cuando los árboles que separaban a la granja de Chris del punto de internet inalámbrico más cercano —la única conexión a internet del pueblo proporcionada por la Universidad de Lancaster— crecieron demasiado. Se necesitaba una conexión más fuerte y no había alternativas disponibles en el área, así que Chris decidió resolver el problema por sí misma.

Así, Conder compró un kilómetro de cable de fibra óptica, cavó una zanja con su tractor y conectó su granja al punto de internet. "Probamos que la gente común podía hacerlo", dice. "No fue ciencia espacial, fueron tres días de duro trabajo". Su lema, que repite a menudo, es "solo hazlo". Su solución casera a los problemas de conectividad del pueblo ahora recibe el nombre de B4RN —Banda ancha para el norte rural, por sus siglas en inglés—, un proveedor de internet de banda ancha que ofrece velocidades de un gigabit por segundo (1Gbps) a las comunidades del pintoresco Valle de Lune. Esa velocidad es 35 veces mayor que el promedio de internet en Reino Unido.

La organización no conecta casas individuales, sino pueblos enteros, así que todos los pobladores tienen que ponerse de acuerdo para integrarse al sistema. La única infraestructura es el cable de fibra óptica conectado a las propiedades; los agricultores autorizan la entrada a su tierra y los que tienen equipos como excavadoras y tractores hacen el trabajo pesado.

Chris fue reconocida con el título de MBE —Miembro de la Orden del Imperio Británico— en 2015, junto a Barry Forde, un profesor universitario jubilado que también lidera la iniciativa, por contribuir a la expansión del internet de banda ancha en zonas rurales.