Incontinencia: síntoma, no enfermedad

No es tu culpa, es sólo una pérdida involuntaria de orina.
En la próxima reunión que vayas, no salgas huyendo al sentir una ligera liberación de orina; mejor habla del tema.
En la próxima reunión que vayas, no salgas huyendo al sentir una ligera liberación de orina; mejor habla del tema. (Cortesía)

Ciudad de México

Seguramente te ha pasado que estás en una reunión, te ríes o toses y sientes una ligera liberación de orina. La reacción inmediata es de sorpresa, te retiras al baño y revisas que pasó. De inmediato piensas en la pena que es estar “así”, por lo que al regresar te excusas y te vas.

Lo que te pasó es algo que nos pasa casi a todos, sí, a todos y se llama incontinencia urinaria. Ésta no es una enfermedad, sino es un síntoma que provoca la pérdida involuntaria de orina, por lo que no tienes que sentirte culpable.

Lo principal es aceptar que tienes un problema de incontinencia y comentarlo con tu doctor para que explore tu estado de salud.

Las causas pueden ser diversas, desde circunstancias médicas, enfermedades mentales, la ingesta de algunos medicamentos, infecciones, debilitamiento del suelo pélvico, embarazo, menopausia, aumento del tamaño de la próstata, sobrepeso, tabaquismo, estreñimiento, pérdida de movilidad, Alzheimer, Parkinson, demencia entre otras.

La incontinencia urinaria se manifiesta de manera más frecuente en mujeres en proporción una de cada cuatro, mientras que en los hombres se presenta en uno de cada ocho. Aún así, este síntoma es más común que cualquier otro padecimiento, incluida la diabetes.

Muchas personas sufren por vivir con incontinencia, se angustian y su calidad de vida disminuye por el temor a ser señaladas, sin embargo hay muchas opciones para poder solucionarlo.

Acércate a tu familia y platica del tema. El crear una red de apoyo entre todos te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y a entender que el estar informado hará que mejore no sólo tu vida, sino también la de los que te rodean.

TENA te ofrece una amplia gama de productos que te brindan protección, máxima absorción y comodidad.

Así que a la próxima reunión que vayas, no salgas huyendo y piensa que el de a lado puede estar viviendo lo mismo que tú.

REPL