Las 10 peores historias de truene de nuestros lectores

A unos los cambiaron por los gatos mientras que otros tuvieron que salir del restaurante sin cenar. 
Los corazones rotos también abundan en San Valentín.
Los corazones rotos también abundan en San Valentín. (Shutterstock)

Ciudad de México

Hace unos días, preguntamos a nuestros lectores cuál había sido su peor historia de truene. Leímos algunas devastadoras y otras que, honestamente, nos sacaron una carcajada. 

Recibimos decenas de respuestas y escogimos las mejores diez que te presentamos a continuación.

1. La otra persona (Anónimo) 

En su trabajo encontró a otra persona. Seis años de noviazgo no fueron suficientes. Se enamoró y en menos de un mes ya estaban viviendo juntos.

Hoy, gracias a Facebook, nos volvimos a encontrar, nos citamos para tomar un café y conversar sobre nuestras vidas actuales. No es feliz, me ha insinuado sutilmente que regresemos. Ahora sólo tenemos contacto virtual, nada más.

2.  El amante extranjero (Nadii, 52 años)

Estuve en una relación con un hombre de otro país y, aunque no lo visitaba muy frecuentemente (cada 2 meses), nos hablábamos diario. Un día quedé en llamarle más tarde porque se me terminaba la pila del teléfono. Al colgar, recibí una llamada con una noticia muy desagradable, que me dejó pasmada y pensativa, así que olvidé llamarle. Al día siguiente le mandé mensaje para saludarlo y ya estaba molesto porque no había cumplido mi palabra. Ante sus ojos, había muchas cosas antes que él en mi vida y ya estaba harto. En fin, quiso terminar la relación por mensaje y yo me negué, le dije que era algo muy importante después de casi tres años de relación como para usar un medio tan banal. Le llamé y confirmó su decisión. Pensó que le iba a rogar y yo jamás volví a llamarle, ni a contestar ninguno de sus mensajes o correos. Siguió enviándome mensajes por dos años.

 3. La escenita en el Metro (José, 31)

Cuando corté a una ex se puso muy intensa. Al principio lo negaba y decía que no íbamos a terminar. Después se alteró más y comenzó a ahorcarme. Estábamos en la entrada de un metro y, por obvias razones, yo no podía hacer nada. De hecho la gente pasaba y se reía, lo cual no era nada chistoso.

En el momento que realmente empezaba a lastimarme, lo único que se me ocurrió fue darle un beso y con eso logré calmarla. Le dije que no íbamos a terminar, se calmó por completo y logré hacer que se fuera. Obviamente no la volví a ver en mi vida.

 4. El positivo (Mariana, 29 años)

Después de cinco años, decidió mandarme un correo para cortarme. Decía que deseaba que fuera muy feliz y que años después nos volveríamos a encontrar y nos abrazaríamos felices por la decisión.

 5. El dadivoso (Nimué, 22 años)

Le encontré notas de voz, fotos y mensajes en mi celular de su escapada con la otra. Le decía que estaba conmigo porque yo le regalaba libros.

 6. ¿Y la renta? (Tanya, 25 años)

Nos conocimos poco, me mudé de ciudad para estar con él. Vivimos dos meses juntos. Conseguí trabajo, pero estaba a hora y media de donde él vivía. Me llevó a mi nueva casa, me ayudó a instalarme, salimos a cenar esa noche y brindamos por más noches juntos. A la mañana siguiente se fue y jamás lo volví a ver.

7. Ir y venir (Anónimo) 

Nuestro amor fue loco y apasionado. Todo iba de maravilla hasta que empezó a surgir su verdadera personalidad: su ego se interpuso infinidad de veces. Nos perdonábamos y continuábamos, pero poco a poco fue invadiendo nuestra relación como un cáncer que abarca todo y nos distancia cada vez más. Hasta que llego la indiferencia y todo se acabó.

8. La que no cenó (Chamas, 24 años)

Llevábamos seis meses de andar, todo era felicidad, hasta que un día de septiembre de 2014 fuimos al cine, a la sala de Arte de Plaza Universidad. Compramos los boletos y nos metimos a un restaurante a comer. De pronto le marcaron por teléfono. Él súper enojado, fuera de sí, me tomó de la mano y me sacó del restaurante corriendo (yo había pedido unas alitas BBQ). Me subió al coche y nos fuimos. Iba manejando súper rápido, hasta que me dijo: "mi ex está en el depa, dice que si no voy para allá me va a quemar la casa... Mi hermano le dio las llaves, él la dejo pasar". Al día siguiente, él volvió con ella y lo puso en todas sus redes sociales. A mí me mandó al diablo. Debí haberle quemado la casa yo...

9. El chismoso (Grace, 27 años)

Conocí a otra persona. Antes de que ocurriera una infidelidad, terminé con mi novio y le expliqué lo que pasaba. Él no lo soportó, me quitó mi teléfono y le marcó a la persona que empezaba a conocer para contarle cómo teníamos intimidad y otras cosas privadas. Después me extorsionó, me pidió 80 mil pesos para que no les mandara a mis familiares las fotos y vídeos íntimos que le había dado. Le di el dinero, después lo denuncié, pero el Ministerio Público no lo consideró grave y no le dio el seguimiento adecuado. Tuve que cambiarme de ciudad por miedo a las represalias.

10.  Los gatos antes que el amor (Ive, 47 años)

Él tenía diez gatos. Yo soy alérgica. Después de dos años era momento de vivir juntos. Él eligió a sus gatos…

O también puedes ver la transmisión que hicimos a través de nuestra página de Facebook. 

mrf