Cuando el hambre ‘asalta’, en avenida del Recreo desaparece

A cinco minutos del Metro Coyuya se encuentra esta avenida, donde el ritmo agitado es constante y su fama se la debe a las tortas de pierna al horno, que se pueden consumir hasta en la madrugada.

Ciudad de México

De día o de noche, en avenida del Recreo el ritmo agitado es constante. Decenas de personas se detienen para dar gusto al paladar con las tortas de pierna al horno, la especialidad de la casa.

En la colonia del Barrio de Los Reyes se encuentra esta avenida en donde la atmósfera se transforma al caer la noche. Puestos de ambos lados de las aceras en los que la oferta es la misma… tortas de pierna al horno y donde el sazón es el factor determinante que lleva a los clientes a decidirse entre los varios locales que hay. 

Paulino García Maya fue el primero en instalarse en esa área. En su puesto ofrecía tortas de gran tamaño que robaban las miradas de los transeúntes. Junto con él, algunos de sus familiares también se instalaron, ganando presencia y haciendo famosa la zona, en donde se puede encontrar comida hasta en la madrugada.

Por la mañana ya es posible ver a algunos de los vendedores atendiendo, pero es en la noche cuando realmente inicia el día para la gran mayoría.

Patricia Balderas Sánchez llega todos los días a las ocho de la noche a su puesto. En el pequeño local que renta, desde hace ocho años, alista todo para la venta del día.

Del refrigerador saca los ingredientes que va a ocupar. Al lado, en una mesa, hay un recipiente con pan molido en donde empaniza los bistecs, que ya tiene listos en un plato, solo para freír cuando sea solicitado.

De otro lado está la pierna al horno y también las supremas de pollo. En dos charolas se encuentran los aguacates, además de los grandes y rojos jitomates que complementan las tortas.

Mientras la carne se fríe en la plancha, Patricia recuerda que empezó vendiendo desde las tortas hawaianas hasta las cubanas, aunque no con mucho éxito. “Empecé vendiendo de todo, las hawaianas, tatianas y las cubanas porque tenía todos los ingredientes (…), pero no se vendió y tenía que tirar todo”.

Por ello, decidió limitar la variedad del producto y adecuarse a la situación. Es la única en la zona que además de ofrecer al cliente tortas de pierna al horno, vende de milanesa o pollo, así como chorizo.

Cada torta que elabora lleva su toque y sazón. Una capa de jitomate y otra de aguacate ‘ponen’ el color, al tiempo que una porción de quesillo se funde para contribuir con el sabor y sellar la elaboración con un chorrito de aceite de oliva y algunas especias.

Ya tiene 15 años deleitando el paladar de los clientes que llegan a comprarle. Empezó ayudándole a su hijo a vender, quien tiene su propio puesto más adelante de donde está esa fachada de color naranja, el local al que no falta Patricia sea día festivo o no, pues es en diciembre y en Semana Santa cuando más gente llega.

Siete de los 15 años que lleva vendiendo los pasó en la calle, en un puesto ambulante.

“Es muy seguro, hay mucha vigilancia”, dice Patricia respecto a la zona, a la cual es posible llegar a comprar hasta las cuatro de la mañana de domingo a jueves, mientras que viernes y sábado la venta termina dos horas más tarde.

El precio de las tortas va desde los 55 a los 70 pesos y en el lugar también se pueden encontrar, solo en un puesto, tlacoyos, tacos o hamburguesas.

El postre no puede faltar y hay desde crepas, hasta arroz con leche, fresas con crema, flan, entre otros. También hay una cafetería por si el frío se resiente mucho.

A tan solo cinco minutos de Metro Coyuya se encuentra la famosa avenida del Recreo, una opción cuando el hambre ‘asalta’ cuando menos se espera y donde siempre habrá un festín esperando para ser degustado.