Las últimas comidas de los asesinos seriales

Desde helado de chocolate con menta hasta una cena con langosta y filete, estas son algunas de las cenas que asesinos seriales han pedido para su último día de vida.
Langosta, vino tinto, helado de chocolate y una simple aceituna son algunas de las últimas comidas que algunos asesinos seriales han tenido.
Langosta, vino tinto, helado de chocolate y una simple aceituna son algunas de las últimas comidas que algunos asesinos seriales han tenido. (Especial)

México, DF

Si supieras que hoy es el último día de tu vida, ¿qué pedirías de comer? Seguro alguno de esos platillos que siempre se te antojan pero nunca pides por temor a “romper la dieta”: un pastel de chocolate, o esa orden de tacos que siempre te hace ojitos. Pero sabemos que tarde o temprano caerás.

Los condenados a muerte saben que no tendrán otra oportunidad y piden cosas que no te imaginarías.

Hellofood, la aplicación para pedir comida a domicilio, se dio a la tarea de investigar las órdenes más extrañas que han realizado algunos de los asesinos seriales más escalofriantes de la historia. A continuación de mostramos las 6 más extrañas.

1 – Mejor conocido como el Payaso Asesino, John Wayne Gacy, fue acusado de asesinar a más de 30 hombres. La mayoría de los cuerpos los guardaba en su sótano, probablemente a lado del disfraz que utilizaba cuando realizaba servicios de entretenimiento en fiestas infantiles y el cual le hizo ganar ese nombre.

En su último día de vida, en 10 de mayo de 1994 pidió una docena de camarones fritos, una cubeta de pollo frito de KFC acompañado de papas y de postre, un kilo de fresas frescas.


2.- Timothy James McVeigh acaparó las portadas de muchos importantes periódicos al descubrirse como el autor intelectual y material del atentado que se realizó en 1995 en un edificio de Oklahoma en el que murieron 168 personas.

El 11 de junio de 2001, antes de que le aplicaran la inyección letal, McVeigh ordenó sólo un litro de helado de chocolate con menta.  


3.- Victor Feguer fue acusado de asesinar al doctor Bartel en 1960, por lo que fue condenado a morir ahorcado el 15 de marzo de 1963.

Para su última comida, pidió una aceituna en un palillo. El hueso de la aceituna fue  encontrado en uno de los bolsillos del traje con el que fue enterrado.


4.- El 15 de junio de 2010 Ronnie Lee Gardner pidió como última comida una langosta, un filete de res, pastel de manzana y helado de vainilla. Todo mientras veía el Señor de los Anillos.

Gardner fue acusado de cometer dos asesinatos, una de sus víctimas fue a su abogado a quien le disparó en un intento de escapar antes de acudir a la audiencia, por los que recibió la pena de muerte por fusilación.


5.- William Bonin fue sentenciado a la inyección letal por encontrarse culpable de la muerte, violación y tortura de 21 niños. Bonin, conocido como el "Asesino de la Carretera" por dejar los cuerpos de sus víctimas en las autopistas del sur de California, se convirtió en el primer sentenciado a muerte en dicho estado.

Para su última comida, Bonin no se limitó, ordenó 2 pizzas de pepperoni, cerca de litro y medio de helado de chocolate y 18 latas de Coca Cola.


6.- Jonathan Nobles fue acusado de la muerte de dos mujeres a quienes acuchilló en su hogar. Por ese crimen, Nobles recibió la inyección letal el 7 de octubre de 1998.

Para su último día de vida, su comida fue pan y vino, una combinación conocida en el mundo cristiano como la Santa Comunión.