El riesgo de cargar tu teléfono en lugares públicos

Pueden salvarte el día, pero los puertos USB que encuentras en lugares públicos podrían robar toda tu información o infectar tu dispositivo a través del 'juice hacking'. 
Los puertos USB públicos pueden sacarte de un apuro pero también pueden poner en peligro tu privacidad.
Los puertos USB públicos pueden sacarte de un apuro pero también pueden poner en peligro tu privacidad. (Especial )

Ciudad de México

La próxima vez que veas un puerto USB en algún lugar público como un aeropuerto, una plaza comercial, un autobús o un taxi privado, piensa dos veces antes de conectar tu teléfono. Con esta simple acción, podrías poner en riesgo toda tu información.

De acuerdo con el sitio Scam Detector, está técnica llamada “juice hacking” hace posible que tus fotos y contactos sean transferidos al momento de conectar tu teléfono a un puerto USB o que se descargue un malware en tu dispositivo.

TE RECOMENDAMOS: En caso de hackeo, ¿puedo salvar mis datos? 

Aunque es muy poco común encontrarlos, estos puertos alterados permiten al pirata informático tener acceso a la información que tengas en tu teléfono, como fotos, contactos y agenda. En el caso de que conectes tu celular en un coche que no es tuyo, si cuenta con un sistema como Android Auto, Apple Car o algún sistema inteligente, al momento de conectarlo es posible que tu información de llamadas, mensajes y contactos quede almacenada.   

Afortunadamente, para evitar que tus datos queden expuestos hay varias cosas que puedes hacer, como:

- Tener tus dispositivos siempre con la batería necesaria. 

- Tener una batería extra, para que en caso de que sea necesario, tengas cómo recargar tu teléfono.

- Bloquear el dispositivo mientras se esté cargando, de este modo no se podrá hacer la sincronización. 

- Llevar un cargador de pared para tomar la corriente directamente y evitar la transferencia de datos.

- Si vas a usar el cargador de un coche que no es el tuyo, llevar un adaptador de corriente para el auto y conectar ahí tu cable.

- Apaga el dispositivo al momento de cargarlo.

- Llevar tu propio cable que permita sólo la carga y no la transferencia de datos. Lamentablemente, para saber qué tipo de cable es el que tienes no es tan fácil, pues no suelen tener una etiqueta. Aquellos que permiten sólo la carga tienen en su interior dos cables y no cuatro, como los que permiten también la sincronización. 


mrf