Globos para cargar celulares obtiene premio de Unicef

El proyecto Instanet ganó el premio "Desafío primeras 72 horas", que busca soluciones a los problemas que surgen en los tres primeros días cuando sucede un desastre natural.
El proyecto Instanet, de Suecia, permite cargar celulares y conectarse a Internet a través de una red de globos, restituyendo las telecomunicaciones tras una emergencia.
El proyecto Instanet, de Suecia, permite cargar celulares y conectarse a Internet a través de una red de globos, restituyendo las telecomunicaciones tras una emergencia. (unicef.cl)

Chile

Una red de globos que cargan celulares y permiten la conectividad y un pallet de exportación que puede ser utilizado como contenedor de agua son los proyectos ganadores de un concurso de Unicef para encontrar soluciones innovadoras con que enfrentar las primeras horas de una emergencia.

Los proyectos Instanet, de Suecia, y Aguapallet de Nueva Zelanda obtuvieron el premio del "Desafío primeras 72 horas" que pretende dar soluciones tecnológicas e innovadoras a los principales problemas que surgen en los tres primeros días claves cuando sucede un desastre.

Instanet permite cargar celulares y conectarse a Internet a través de una red de globos, restituyendo las telecomunicaciones tras una emergencia. Además permite hacer un seguimiento de las personas desaparecidas o perdidas a través del teléfono.

Por su parte Aguapallet juega con el concepto tradicional de los pallets de exportación, para a través de las mismas redes de distribución, aprovechar su espacio para el envío de agua sin costo adicional por exceso de volumen.

Cada pallet permite el transporte de 68 litros de agua potable y es flotante, por lo que puede ser usado como embarcación, camilla, puente o incluso helipuerto cuando se ensamblan varios de forma conjunta.

Las dos soluciones, claves para atender las necesidades que se producen en los tres primeros días de una emergencia o catástrofe en lo referido a comunicaciones, agua o salud, fueron seleccionadas entre una lista de 300 procedentes de 50 países distintos.

Los dos proyectos ganadores recibirán un premio de 15 mil dólares en capital semilla (sistema de inversión temprana en que el inversor adquiere una parte de la empresa), además de un viaje al Socialab de la Unicef en Santiago de Chile para llevar a cabo su desarrollo.

Además la organización internacional podría ayudar igualmente en la implantación de los sistemas a gran escala.