“Vivir es un buen pretexto para ser Feliz"

Las cuestiones económicas, el trabajo, las tragedias familiares o la salud no han sido impedimento para que los hombres y mujeres de La Laguna salgan adelante con felicidad.

Torreón, Coahuila

Pese a las situaciones adversas que se presentan día a día, siempre hay ejemplos para sobrellevar los obstáculos. MILENIO les presenta ejemplos de vida que enfrentan los golpes de la vida con una sonrisa.

NO CARGAR MÁS PIEDRAS DE LAS QUE NOS CORRESPONDEN


Cony Múzquiz, actriz y directora teatral.


A pesar de todas las adversidades, Cony Múzquiz, actriz y directora teatral, es una profesionista feliz. Su  desempeño como profesora de bachillerato y su trabajo en los escenarios, no ha reflejado nunca algún apuro que pudiera tener en su vida personal.

Cony dice que es feliz gracias a todo lo que ha vivido, porque la vida, señala “no creo que sea solo dulce o amarga, es una mezcla de las dos y todo está en saber y entender que es pasajero ese momento y decidir avanzar o estacionarte en uno de ellos. Creo que el hecho de vivir es un buen pretexto para ser feliz y sí, se da gratis esa opción”.

La actriz dice que para ser feliz no se requiere poner objetivos, porque lo que está alrededor de todos es lo que se necesita para ser feliz. "Hablo de vivir en el presente y de disfrutar lo que se te presenta”.

Sobre cómo vivir, la directora teatral afirma que dejamos de ver lo que tenemos, por pensar en un futuro que tal vez no llegue o argar un  pasado que lo único que hace es no permitirnos levantar la cara hacia lo que nos rodea.

Al hablar de comprar la felicidad, Conny dijo que “Ojalá se pudiera, para que tanta gente que posee tanto,  pudiera ser un poco feliz”.

¿Qué hacer para seguir adelante?, Múzquiz refiere: “como me lo dijo una linda tía un día, no cargues más piedras en tu costal de las que te corresponden. Y después suelta esas que cargas y cámbialas por otras más ligeras”.


 30 AÑOS APOYANDO AL PRÓJIMO

 

En la esquina inferior derecha, Jesús Castañeda, ingeniero en electrónica y buzo.


A pesar de ser una labor difícil el rescate de cuerpos de niños, jóvenes y adultos de entre las aguas del río, y que siempre es doloroso observar la escena en que el cuerpo de una persona ahogada es entregado al resto de su familia, no hay nada más satisfactorio que saber que ayudaste en que se le pudiera dar una cristiana sepultura a una persona, por ello, la labor que desempeña Jesús Castañeda Martínez, de 44  años, como parte del grupo de “Buzos Castañeda”, lo hace feliz.

Desde hace 30 años, Jesús Castañeda, quien es Ingeniero en Electrónica, padre de un niño de once años, lleva apoyando en los rescates de personas con y sin vida, que se pierden en las aguas del río, los canales y presas que cruzan la Comarca Lagunera.

Comenzó a los doce años, ya que su padre, fue quien puso el ejemplo de ayuda al prójimo.

A pesar de que no hay ninguna remuneración económica y no dependen de alguna institución gubernamental, los “Buzos Castañeda”, siempre ven la manera positiva de realizar acciones en las que puedan obtener recursos y con ello, poder obtener el equipo necesario para continuar salvando vidas, que es el único objetivo de la labor que les hace feliz.

 

A “MIGUELITO” NADA LO DETIENE 

 

José Miguel Barajas Trejo, bombero de Torreón.


A José Miguel Barajas Trejo, de 37 años de edad, nada lo ha detenido para hacer lo que quiere, aunque desde niño sufre una discapacidad que le impide caminar, pero no lo limita para tener dos trabajos y practicar deporte.

'Miguelito', como le dicen afectuosamente sus conocidos, es radio operador del Cuerpo de Bomberos de  Torreón desde hace más de seis años y llegó a esa labor gracias a su trabajo como voceador de autobuses en el centro de la ciudad.

“He participado en competencias de baloncesto, carreras en sillas de rueda y maratones de baile”, dice. Incluso confiesa que uno de sus objetivos cuando era joven era ser periodista deportivo, sin embargo optó por estudiar una carrera de comercio.

“Cuando egresé de la carrera en 1994 era muy difícil que contrataran a alguien como yo, aunque eso no me detuvo para hacer otras cosas”, comparte.

 Fue entonces cuando ingresó a la labor de vocear camiones en el centro de la ciudad, luego la alternaría con la de radio operador y en algunas ocasiones como colaborador del DIF Torreón. En ese último labor, “Miguelito” brinda pláticas a personas que sufren alguna discapacidad y admite que aunque se ha avanzado en el tema de erradicar la discriminación aún hay mucho por hacer.

“Es muy duro cuando toda la vida tienes una discapacidad, pero lo es más cuando sucede repentinamente”, afirma.