La favela de Sao Paulo que sueña con la moda

Un grupo de jóvenes participa en un taller para modelos inspirada en un programa de la Fashion Week para difundir eventos de moda en zonas marginales de la ciudad.

Sao Paulo

El sol se pone sobre la favela de Paraisópolis, en el corazón de Sao Paulo, emitiendo una luz anaranjada sobre el salón donde un grupo de jóvenes participa en un taller para modelos.

"¡Postura, actitud! Camina recto, para. Otra vez, camina": las instrucciones se suceden a medida que los jóvenes desfilan por una pasarela improvisada. Las chicas llevan enormes tacones.

Están lejos de los flashes, del brillo y del glamour de la Semana de la Moda de Sao Paulo (SPFW), la mayor de América Latina, que se celebra esta semana.

Son parte de un nuevo proyecto que desde el nombre asume su distancia y su diferencia: "Periferia Inventando Moda", creado por un joven de Paraisópolis que se inspiró en un programa de la SPFW para difundir eventos de moda en zonas marginales de la ciudad en paralelo a sus ediciones oficiales.

Son unos quince jóvenes que tienen más de 13 años, mujeres en su mayoría, aunque también hay algunos chicos, y son todos de esta favela, una de las mayores de Sao Paulo con unos 100 mil habitantes.

"Hace un año fui a un desfile del diseñador Joao Pimenta que organizó la SPFW en una comunidad de la periferia. Y tuve una revelación", cuenta con buen humor Alex Santos, de 24 años, un estudiante de modas que está a punto de graduarse y que es autor de este proyecto.

"En ese momento pensé por qué nosotros mismos no creamos estos eventos, no inventamos. Está muy bien que la SPFW venga para acá y nos muestre desfiles, pero nosotros también podemos hacerlo", comentó a la AFP al margen del taller que se realizó este fin de semana.

Así nació "Periferia Inventando Moda", que se asentó en el centro municipal de educación de Paraisópolis, donde él mismo vive. Desde entonces organiza desfiles, encuentros y los periódicos talleres de modelaje, que también incluyen lecciones sobre autoestima.

Santos incluso consiguió que Joao Pimenta, el diseñador que lo inspiró y que presentará sus colecciones en la SPFW esta semana, fuera padrino de su programa.

"La moda en Brasil será más fuerte cuando todos estén incluidos", dijo Pimenta a la AFP. "La moda puede llegar a cualquier lugar, sin distinguir clases o el color de la piel. Y la inspiración también puede estar en lugares muy inusitados", añadió.

- Yo tengo un sueño -

"Desde niña siempre quise ser modelo. Y ahora, con este taller, me lo tomo en serio", contó a la AFP Gabriela Freitas, de 16 años, una chica muy alta y delgada.

Tiene ojos grandes y lleva el cabello hasta la cintura. "Aprendí a mejorar la postura del cuerpo, a saber cómo caminar en una pasarela. Yo pensaba que nunca podría hacer algo así en mi vida, pero ahora veo que sí, que sí es posible", contó con una determinación tan firme como los pasos de sus piernas largas.

Para otros quizás es sólo un pasatiempo divertido o una oportunidad de obtener herramientas para su propia vida.

"Soy negra, soy de la periferia. Vivo en Paraisópolis con mi mamá y mi abuela y sé que para mí todo será más difícil. Mis avances son a partir de esa situación y este taller me ayuda a desenvolverme mejor", dice sin asomo de queja Denisse Sena, de 19 años, que estudia administración.

Los hermanos Ebson y Anderson Conceiçao da Costa, de 18 y 16 años, también participan del taller, al que fueron convidados cuando acompañaban a su hermana.

Les fue tan bien que incluso integraron una campaña de Joao Pimenta, quien solo diseña ropa masculina, que fue fotografiada en las mismas calles de Paraisópolis.

"Podemos aprender y ver cosas diferentes. Si uno nace en un lugar como Paraisópolis probablemente nunca tendrá esas oportunidades", comentó Ebson.

Esta favela, donde también hay violencia como en otras comunidades pobres de Brasil, muestra los contrastes del país: está enclavada en la rica región de Morumbí, zona de altos edificios y centros comerciales lustrosos.

La SPFW impulsa desde algunos años el proyecto 'Moda no Ceu', un juego de palabras entre "ceu", que en portugués quiere decir cielo, y la sigla de Centro Educativo Unificado, que depende de la municipalidad.

Entre este lunes y el viernes 17 de abril, cuando se realiza una nueva edición de la SPFW, volverá a llevar desfiles, conferencias y talleres a otros lugares lejanos de esta ciudad enorme.

Y, quizás, aliente otros sueños.