El estilo atemporal de Hanhausen

El arquitecto ha dejado su sello en espacios como el Piso 51,el restaurant Ivoire y varias residencias de la Ciudad de México, Madrid y Nueva York.

México

La portada de su libro lleva solo su apellido: Hanhausen. Una sola palabra aparece en las primeras páginas en rojo: timeless. Al abrir el libro, recorre esta palabra con el dedo lentamente al mismo tiempo que la pronuncia con voz suave. Así habla siempre, con voz baja, tranquilay dejando pocos espacios entre sus palabras. Su estilo es igual. Sin prisas. Una mezcla de formas que confunden la curva con la recta y de tonalidades que se diluyen. Francisco Hanhausen diseñó el Piso 51 en

la Torre Mayor, el restaurante Ivoire en Polanco, y los hoteles Aqua en Cancún y Bosques de las Lomas, así como múltiples residencias en la Ciudad de México, Madrid, y Nueva York.Su aspiración es lo atemporal y su esencia es buscar un estilo que oscile entre lo clásico y lo contemporáneo. “Ni clásico ni retro, todas esas palabras tan específicas no van con nosotros. Por eso hablar de estilo es muy etéreo en mi caso”, dice Haunhasen en su despacho de las Lomas de Chapultepec.

Su máxima es que los clientes tengan quejas de reuniones interminables debido a losespacios acogedores que diseña. Lo mismo si es el hotel Aqua en Cancún o su propia residencia en Santa Fe.

Su estilo se adapta a casas en la playa con techos de palapa hasta casonas neoclásicas en la Ciudad de México. “Todo me gusta siempre y cuando esté en su contexto. No me gusta hacer Disneylandias”, dice. Aunque respeta las reglas del buen gusto clásico europeo, asegura que su mayor influencia está en el Lejano Oriente. “Siempre les digo que en mi otra vida tuve los ojos rasgados”, dice al referirse a su admiración por la arquitectura japonesa y del sureste asiático. “Todo el sureste asiático tiene una cachondería tropical y cosmpolita que me fascina”, reflexiona. Como los arquitectos japoneses, Hanhausen busca que su estilo logre mucho con pocos elementos, tiene atención en el detalle y se inspira en el ser humano más alláde lucir la firma del arquitecto.“Nuestro trabajo es la sustancia, el grado de detalle que llevamos”, explica. Muestra la fotografía de una puerta de vidrio que conduce a la sala de estar de una residencia. “Se veía demaisado color y por eso grabamos en el vidrio todos los nombres de la familia pero lo notas hasta que te acercas”, dice.

Si decora, por ejemplo, manda a hacer sillones que llevan hasta 12 telas diferentes.

Otra de sus obsesiones es el silencio. Si emplea espejos para dar sensación de amplitud en un espacio, usa puertas francesas para evitar que los ruidos se escuchen entre habitaciones.

En sus proyectos de decoración de interiores busca combinar muebles y objetos de distintas épocas y estilos bajo el concepto de atemporalidad. “Es una ensalada y entre más armoniosa quede, más duradera será”, dice. Por eso nunca compra juegos de sala ni de comedor. “No quiero que se note que el decorador fue e hizo porque la gente tiene una colección de cosas increíbles de todos tipos y sin estilo”. Una de sus mayores preocupaciones es que exista un balance en las formas, que en ningún espacio predominen las curvas ni las líneas, sino que haya contrastes. “Si algo es demasiado lineal, no quieres estar ahí, tampoco si es demasiado orgánico”, asegura. En 30 años de carrera arquitectónica, esa ha sido la premisa de Hanhausen y sus diseños le han dado la razón para convertirlo en uno de los arquitectos mexicanos con mayor proyección internacional. 

Diseñador favorito: Richard Neutra

País: Japón

Ciudad: Roma

Inspiración: La naturaleza

Color: Caqui

Comida favorita: Mexicana

Libro: Las huellas de los dioses

Museo: Art Gallery de Chicago

Hotel: Amantaka en Laos

Vino: Pinot noir

Restaurante: Bellaria

Película: Blue Jasmine

Programa de TV: House of Cards

Actor: Anthony Hopkins

Música: Jazz

Deporte: Natación