Cinco razones para vivir en New Town, Edimburgo

Se trata de una ciudad moderna con pasado medieval, que combina cultura, glamour y gastronomía de primer nivel.
En el verano se llevan a cabo ocho festivales culturales en Edimburgo; dos de los más destacados son el Festival Internacional y el Fringe, ambos en agosto.
En el verano se llevan a cabo ocho festivales culturales en Edimburgo; dos de los más destacados son el Festival Internacional y el Fringe, ambos en agosto. (Shutterstock)

A finales del siglo 18, Edimburgo se transformó por una nueva visión de planeación urbana. La red formal y lógica de las calles de New Town (Ciudad Nueva) -en contraste con la ciudad medieval- fue la personificación de los ideales de la ilustración. Las casas de la ciudad con sus grandes pórticos y rasgos neoclásicos estaban en armonía con la declaración de Edimburgo en ese momento de ser la ciudad de “Atenas del norte”.

Abundancia de vistas

Al igual que las profundas vistas hacia el estuario del Fiordo de Forth (Firth of Forth) y las colinas más allá, la New Town de Edimburgo se construyó con pulmones verdes.

En esta parte de la ciudad, las elegantes vistas de las terrazas terminan en parques privados verdes y jardines comunales aislados, lo que da un efecto de naturaleza al pie de tu puerta. Arthur’s Seat (el asiento de Arturo), los restos de un antiguo volcán en la parte sur de la ciudad, se pueden ver desde ciertos lugares.


Aficionados a la moda y los amantes de la buena comida

Los residentes de New Town tienen muchas opciones en lo que se refiere a tiendas y restaurantes. Las marcas de diseñador y las tiendas de gama alta se pueden encontrar en George Street, mientras que Princess Street tiene todas las cadenas comerciales conocidas.

También hay muchas tiendas independientes. Broughton Street, el el borde oriental de New Town, cuenta con una carnicería galardonada, y tanto este lugar como Stockbridge son conocidos por sus cafeterías y delicatessen.


Llegas aquí fácilmente, con una vista o después de dormir

El aeropuerto de Edimburgo (a 30 minutos en coche desde el centro de la ciudad) ofrece vuelos directos a muchos destinos en Estados Unidos y Europa. Los viajes en tren entre Edinburgh Waverly y King’s Cross de Londres ocupan alrededor de cuatro horas y media, y siguen una ruta que tiene espectaculares vistas de la costa al norte de Newcastle.

Aún mejor, el Caledonian Sleeper ofrece un servicio de tren de la noche a la mañana entre la estación de London Euston y la estación Waverley, que llega a su destino antes de las 7:30 de la mañana.


Cultura durante todo el año


Edimburgo es una ciudad reconocida por su Festival Internacional y el festival alternativo Fringe que se realiza de forma paralela. Su fiesta cultural que se lleva a cabo todos los años durante el mes de agosto abarca música, teatro, comedia y danza, pero difícilmente hay escasez en otras épocas del año.

Las Galerías Nacionales de Escocia (National Galleries of Scotland) incluyen las colecciones National (Nacional), Portrait (Retrato) y Modern (Moderno), ésta última se encuentra en la parte oeste de la ciudad y tiene miradores para el Landform Ueda, una combinación de obras de arte y jardinería de Charles Jencks, el arquitecto paisajista.

Hay teatros influyentes, y la ciudad regularmente es sede de la Ópera Escocesa y de orquestas de clase mundial.