Apple, Google y Netflix rechazan políticas migratorias de Trump

La prohibición de migrantes musulmanes podría afectar la fuerza laboral de las empresas tecnológicas más importantes de Estados Unidos. 
Protestas en contra de la prohibición a migrantes musulmanes a territorio estadunidense.
Protestas en contra de la prohibición a migrantes musulmanes a territorio estadunidense. (Reuters)

Ciudad de México

El sector de tecnología de Estados Unidos, un importante empleador de trabajadores extranjeros, respondió el sábado al repentino decreto del presidente Donald Trump sobre inmigración, el que algunos ejecutivos calificaron de inmoral y antiestadunidense.

TE RECOMENDAMOS: EU mantendrá prohibición a migrantes musulmanes, pese a orden de juez

Tim Cook, el jefe de Apple, envió una carta a los empleados expresando que el decreto de Trump "no es una política que apoyemos" y prometió ayudar a los trabajadores que se vean afectados.

Siguiendo a Cook y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook quien escribió en su perfil "como muchos de ustedes, estoy preocupado por el impacto de las recientes órdenes ejecutivas firmadas por el señor Trump", la mayoría de los directores de las empresas de Silicon Valley rompieron el silencio para criticar medidas que podrían privarles de una importante reserva de talentos.

"Estamos evaluando el impacto en nuestros trabajadores para determinar cuál es la mejor manera de proteger a nuestra gente y a sus familias de cualquier efecto adverso", indicó un representante de Facebook a la AFP.

"Las medidas de Trump afectan a los trabajadores de Netflix en todo el mundo", escribió en Facebook Reed Hastings, director ejecutivo de la plataforma de videos en streaming. "Es hora de unirnos para proteger los valores estadunidenses de libertad y de oportunidades", añadió. 

En Google, según un correo interno de su director Sundar Pichai, 187 trabajadores están directamente afectados por las nuevas restricciones.

Las empresas de Silicon Valley rompieron el silencio para criticar medidas que podrían privarles de una importante reserva de talentos.

"Estamos preocupados por el impacto de este decreto y de cualquier propuesta que pueda imponer restricciones a los trabajadores de Google y a sus familias, o que pueda crear barreras para importar grandes talentos a Estados Unidos", declaró el gigante de internet.

Alphabet, la matriz de Google, llamó urgentemente de regreso a empleados en el extranjero y pidió a los que están en Estados Unidos y que puedan verse afectados por la prohibición que no salgan del país.

El presidente legal de Microsoft , Brad Smith, dijo en una publicación en LinkedIn que 76 empleados de la empresa eran ciudadanos de los siete países sobre los que pesa la prohibición.

"Como inmigrante y como director ejecutivo, soy consciente del impacto positivo de la inmigración en nuestra empresa, en el país y en el mundo", opinó Satya Nadella, director de origen indio de la empresa fundada por Bill Gates.

Microsoft advirtió el jueves de que las restricciones a la inmigración podrían afectar a su capacidad de ocupar todos los puestos de sus equipos de investigación y desarrollo, lo que sería negativo para la innovación.

TE RECOMENDAMOS: EU es un país de migrantes, eso debe enorgullecernos, Zuckerberg

Travis Kalanick, director ejecutivo de Uber, se comprometió a tratar el tema en una reunión prevista el próximo viernes en Washington de un grupo de grandes directores estadunidenses y organizada por Trump para que le asesoren sobre su política económica.

Por su parte Elon Musk, quien es parte del consejo económico de Trump, publicó en su cuenta de Twitter que esta medida no es la mejor para enfrentar los desafíos de Estados Unidos y que muchas de las personas afectadas por esta medida no han hecho nada malo. 


El decreto presidencial, en vigor desde su firma el pasado viernes por la noche, prohíbe la entrada en Estados Unidos de ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen durante 90 días, y de refugiados sirios hasta nueva orden.

Además, la medida suspende totalmente el programa estadunidense de acogida de refugiados durante al menos 120 días.


MRF