Distrito Fijo, bicis a la medida y café italiano en la Juárez

El taller/cafetería se ha convertido en uno de los favoritos de los ciclistas para armar sus bicis, salir de paseo juntos o simplemente ver el Tour de France y tomarse un café.

Ciudad de México

En una de las principales calles de la cada vez más popular colonia Juárez se encuentra un pequeño café que esconde un secreto en su interior: un taller de bicicletas.

El lugar de la calle Liverpool con número 61 se llama Distrito Fijo Club de Ciclistas y su dueño, Mario Montelongo decidió abrirlo luego de que su taller-originalmente en la Colonia San Miguel Chapultepec- pasó de ser un espacio de trabajo a uno de reunión para sus clientes que como él, buscaban una bici fuera de lo común, a la medida y personalizada.

Milenio platicó con este economista especializado en consultoría en finanzas, que cambió los números y un trabajo de oficina por el sueño de muchos: bicis y café al puro estilo italiano.

¿Cómo surge la idea del taller de bicis?

Yo empecé a usar la bici para irme de Coyoacán a Polanco; se convirtió en mi medio de transporte. Con el tiempo me di cuenta que necesitaba una bici en particular y no había en el mercado una que me satisficiera. Empecé a estudiar un poco de la mecánica y el armado y comencé a trabajar en una. Pronto me di cuenta que era algo que podía replicarse no sólo para mí, sino para otras personas.

Abrí el taller de armado de bicis en una bodega de la San Miguel Chapultepec en 2012, pero el trabajar con un cliente por 2 ó 3 meses para armar su bici hace que entables una amistad. Debido al espacio, en donde había máquinas y solventes, la convivencia se hacía cada vez más difícil así que en octubre de 2015 decidí abrir este espacio en donde podemos tomarnos un café, una cerveza, comer algo y por supuesto, platicar sobre el diseño de las bicis.

¿Distrito Fijo es un café sólo para ciclistas?

Es en realidad para cualquier persona interesada en un rico café y comida saludable porque cuidamos que se adecúe a los gustos y expectativas de los ciclistas. Pero claro que también esperamos que al visitarnos te nazca curiosidad por las bicis.

Contamos con proyecciones de cine ciclista, exposiciones de fotografías y en estas fechas que está el Giro d'Italia y está por comenzar el Tour de France, los ponemos en la parte superior del café, para que los que vengan a desayunar puedan ver las competencias.

Además del taller y el café, hay un Club de Ciclistas ¿cómo me uno y en qué consiste?

La idea es que generemos una comunidad dispuesta a tener salidas en bici. Con el pago de la salida que realizamos cada mes –en abril rodaron a Malinalco en el Estado de México-, que es en promedio de 500 pesos, te conviertes automáticamente en miembro. Además, te ofrecemos en el desayuno los líquidos y sólidos que tienes que ingerir durante los recorridos largos. Así como invitaciones a lanzamientos de nuevos modelos o exposiciones.

Ser parte del club te genera esos beneficios y además siempre les damos un monitoreo como usuario de tu bici para que siempre esté al 100. Al ciclista le damos un seguimiento de entrenamiento para que esté preparado para las salidas largas, porque recorrer tantos kilómetros tiene dificultades técnicas y físicas.

A lo largo del mes yo voy monitoreando su avance. Un básico puede tardar hasta 3 meses en llegar al intermedio y lo medimos cada salida de fin de semana que tenemos aquí en la ciudad. Nuestra ruta favorita en la ciudad es la del Bosque de Chapultepec porque tiene todo: bajadas, subidas, circuitos, tramos planos y no hay tantos coches por lo que es seguro.


¿Cómo es que un consultor en finanzas se convierte en un armador de bicis?

En 2012 yo trabajaba como consultor a la par que tenía este hobbie de las bicis hasta que empezó  a requerir más y más tiempo hasta que la historia se voltea. Ahora soy economista por hobbie y me dedico a las bicis.

Para hacerlo me especialicé en los detalles de la bici. Fui a Inglaterra a estudiar construcción de bicicleta, además he tomado cursos de mecánica en muchas cosas y cursos de fitting, que tiene que ver más con la fisionomía y el uso de la bici como aparato relacionado con el cuerpo humano.

Todo eso lo fui haciendo a la par que era consultor el 100% de mi tiempo. Ya cuando sentí que ya tenía ciertas cualidades listas, decidí emprender el proyecto más en forma.

¿Cuánto tiempo y dinero toma hacer una bici a la medida?

Todo depende del grado de personalización de la bici, porque puedes escoger desde los tubos que quieres, el tipo de acero, de aleación, el diámetro, hasta el tipo de uniones y soldadura, pero eso ya es irte al grado más perfeccionista. Eso puede tomar hasta 6 meses.

Si eres alguien que no se fija mucho en esos detalles pero le interesa tener buenos componentes, puede ser dos o tres meses. Y una restauración toma entre una semana y un mes.

Para una bici hecha a la medida yo diría que debe ser de al menos unos 15 mil pesos, aunque hemos llegado a hacer bicicletas de hasta 50 mil pesos.

¿Qué debemos tomar en cuenta si queremos comprar una bici?

Se tiene que considerar la talla, el tamaño de una persona y el tamaño del cuadro. Si no te queda la bici, vas a terminar arrumbándola.

La estatura del mexicano es muy diferente a las de los europeos y estadunidenses que es de donde se traen la mayoría de las bicis. Nos buscan mucho porque hacemos bicicletas pensadas para la estatura de los mexicanos.

¿Cómo ciclista, qué dirías que le falta a la Ciudad de México para ser más amigable con las bicicletas?

Cultura vial en todos los sentidos. No sólo de los ciclistas, sino de los peatones, los automovilistas, los camiones. Todos nos debemos de poner en los zapatos de todos y eso ha sido lo complicado. Tratar de entendernos y ser pacientes los unos con los otros y darle prioridad de paso a los que son más vulnerables y respetarnos.

Ya sea que quieras armar tu próxima bicicleta o simplemente disfrutar de un rico café, puedes visitar Distrito Fijo en Liverpool 61, colonia Juárez.