Rompe récord de venta diamante naranja

"The Orange", es el diamante más grande del mundo en ese color y fue vendido por más de 35 millones de dólares.
El diamante anaranjado se vendió por 35.54 millones de dólares, el más alto pagado por un diamante de este color
El diamante anaranjado se vendió por 35.54 millones de dólares, el más alto pagado por un diamante de este color (EFE)

Ginebra

El diamante naranja más grande del mundo, con más de 14 quilates, se vendió hoy en la casa de subastas Christie's de Ginebra al precio récord de 26.45 millones de euros (35.54 millones de dólares), el más alto pagado nunca por un diamante de este color.

Éste es el precio final con los impuestos y comisiones incluidos, ya que a golpe de martillo la venta se cerró por 23.57 millones de euros (31.5 millones de dólares); con la puja final de un comprador que se encontraba en la sala, pero que prefirió mantenerse en el anonimato.

Esta gema, bautizada como "The Orange", logró también el récord mundial en su precio por quilate para un diamante coloreado, 1.77 millones de euros (2.39 millones de dólares) por cada uno de sus 14 quilates.

"Al ser menos frecuentes, los diamantes coloreados alcanzan en el mercado precios mucho más elevados por quilate que incluso piedras translúcidas absolutamente perfectas", señaló el director internacional de departamento de joyas de Christie's, David Warren.

"The Orange" fue encontrada en Sudáfrica y es el primero de este color que sale a la venta con más de seis quilates.

La puja por el diamante, que fue el último lote de la noche, llegó rápidamente a los 10 millones de dólares con la participación de hasta cinco compradores, para quedar al final con tan solo dos -uno por teléfono y otro en la sala- que elevaron su precio hasta el récord.

Esta gema de color naranja intenso "vivid fancy", bautizada como "The Orange", fue encontrada en Sudáfrica y cuenta con la máxima calificación del Instituto Gemológico de América (GIA), además de ser el primero de este color que sale a la venta con más de seis quilates.

El diamante se vendió en el marco de una subasta "Joyas Magníficas", por un valor total de 93 millones de euros (125 millones de dólares) y entre las que salieron a la venta piezas destacables de las colecciones Rochas y Patiño, una de las mayores fortunas de Latinoamérica

Un collar de esmeraldas y diamantes diseñado por Cartier y que el magnate boliviano Simon Patiño adquirió en 1938 como regalo a su esposa, fue vendido hoy en Ginebra por 6,5 millones de euros (8.7 millones de dólares).

La firma Cartier diseñó en 1937 en Londres esta joya, a partir de un colgante de esmeraldas en forma de cruz, de 45 quilates, que había pertenecido a la Reina Victoria Eugenia de España (1906-1931), esposa del monarca Alfonso XIII.

Este colgante, tallado a partir de una única gema, fue bautizada como "La Cruz Andina" y había pertenecido con anterioridad a la Reina Isabel II de España (1843-1868) y a la granadina Eugenia de Montijo, coronada Emperatriz de Francia (1853-1871) a raíz de su matrimonio con Napoleón III.

Para honrar esta pieza única, Cartier seleccionó más de 100 quilates de las mejores esmeraldas disponibles en la época para crear el majestuoso collar de esmeraldas y diamantes que adquirió Simon Patiño, que labró su fortuna en la minería del estaño en los Andes bolivianos y fue el patriarca de una de las familias más ricas de Latinoamérica.

Años después, la casa de joyas Van Cleef & Arpels adquirió este collar y lo acortó para crear un par de pendientes a juego, piezas que se vendieron también en esta misma subasta por 748.000 euros (1 millón de dólares).

Su precio por quilate para un diamante coloreado alcanzó los 2.39 millones de dólares por cada uno de sus 14 quilates.


Los asistentes también pujaron por otra pieza de la colección Patiño, un anillo de diamantes de 32.65 quilates, diseñado por Chaumet, por el que se pagaron 2.27 millones de euros (3.04 millones de dólares).

Aunque de menos valor, también había expectativas por un broche en forma de tigre, tallado a base de diamantes y esmeraldas por René Boivin, que perteneció a Hélène Rochas (1927-2011) -musa y esposa del modisto francés Marcel Rochas- y adquirido hoy por 455.168 euros (609.729 dólares).

También se vendieron otras piezas de gran valor, como un collar formado por siete hileras de diamantes y perlas naturales, que alcanzó los 5.93 millones de euros (7.94 millones de dólares).

El collar -compuesto por 614 perlas naturales de tonalidades que iban desde el blanco al color crema, algunas de ellas con matices rosados y verdes- fue una de las piezas más caras de la noche, sólo detrás del diamante naranja y del collar de esmeraldas y diamantes de la colección Patiño.