No eres tú, soy yo... ¡sí eres tú!

Actualizar tu estado en Facebook no es la mejor manera para terminar con tu novia (o), mucho menos una llamada, un post-it o recurrir al Whatsapp.
Rompe de la manera más sana con tu pareja
Rompe de la manera más sana con tu pareja (Milenio Digital)

Ciudad de México

Si últimamente peleas mucho con tu pareja, ya no te emociona verlo, te besa y ya no sientes nada e incluso has pensado en engañarlo (a), es momento que pongas en la balanza tu relación. Antes de que la termines por telefóno, actualices tu estado en Facebook, mandes un mensaje por Whatsapp o por Twitter te recomendamos lo siguiente:

El psicólogo Jorge Negrete, especialista en antropología social por la UAM, explica que lo primero es valorar si se quiere realmente terminar la relación, porque muchas veces se hace de manera impulsiva, se decide después de una discusión y el deseo de ruptura se vuelve más pasional que un deseo genuino de terminar.

PON LA RELACIÓN EN LA BALANZA

Lo primero que tienes que hacer es valorar "si estás mejor con esa persona" o "si estás mejor sin esa persona" y poner la relación en una balanza para analizar los pros y contras, y de esa manera muy pragmática abordar este problema.


PLANTEAR EL TEMA A TU PAREJA

El siguiente paso es plantear el tema con la pareja de manera directa, sin dar rodeos. El psicólogo indicó que lo peor que se puede hacer es decir: "Vamos a hablar el próximo miércoles...", porque lo único que haces es tensar el ambiente antes de la discusión o antes de la confrontación y entonces es mucho más difícil terminar la relación de manera sana.

BUSCA UN CLIMA NEUTRAL

Hay que plantear a tu pareja lo que está pasando de la manera más controlada posible, evitar que le afecte o se abrume, por ello hay que tratar el tema en un clima neutral y presentarlo de esta manera: "Mira está pasando esto, esto y esto yo realmente ya no quiero continuar con la relación de pareja, porque creo que ya no es sano para ninguno de los dos".

PROMETO CAMBIAR

Después de plantear el tema a la persona vendrá su reacción y lo mejor será mantener una postura ecuánime, porque de la otra parte siempre vendrá un intento de negociación del tipo: "Te juro que voy a cambiar, vamos a platicar, vamos a hablarlo". Y eventualmente se regresa al mismo ciclo.

MANTENTE FIRME EN TU DECISIÓN

Por eso el primer paso es muy importante, si la decisión ya está tomada, si ya no hay ninguna duda en decir "esa persona ya no me hace bien o realmente ya no quiero estar con esa persona o ya no la necesito", hay que mantenerse firme.

EVITA LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

Una relación de pareja siempre se basa en la voluntad de dos personas, pero cuando una de esas dos personas ya no quiere estar en la relación se puede degenerar en algo patológico o en dependencia emocional. "Terminar una relación siempre es muy difícil, porque la decisión siempre se toma de manera unilateral" y por ello si se toma esa decisión es mejor siempre mantenerla hasta el final.



MATRIMONIO O BEBÉS, NO SON OPCIONES

Muchas veces queremos engañarnos pensando que la otra persona puede cambiar de la noche a la mañana, que la otra persona eventualmente se dará cuenta de los errores o de las deficiencias que tiene o que simplemente el tiempo se va a encargar de eso. O peor aún pensar que el matrimonio o tener un hijo puede cambiar la dinámica de pareja es un grave error, ya que sólo agudiza los problemas que ya están presentes en la dinámica de pareja.

EVITA EL COMODÍN EMOCIONAL

Si realmente quieres concluir de manera sana la relación puedes plantear la posibilidad de mantener una relación en plan social o si deciden no verse más se debe llevar a cabo ese plan hasta el final, ya que muchas veces podemos dejar a la otra persona como un "comodín emocional".

Es decir, si empiezas una relación y por 'X' o por 'Y' razón termina mal sabes que puedes recurrir a tu ex, porque en algún momento tuvieron una relación de pareja significativa. "Entonces yo sé que con él o con ella puedo regresar o reconfortarme y es una dinámica que se ve con mucha frecuencia". También se dan los casos de personas que toman esa determinación y la siguen: encuentran otra pareja terminan y siguen adelante, no regresan únicamente para sentirse mejor.

CONSEJOS PARA EL "DEJADO"

La persona "dejada" tiene que ser honesta consigo misma y tal vez necesitará de apoyo o ayuda psicológica, porque no cuenta con las herramientas necesarias para decir: "Ok, lo acepto no pasa nada entiendo tu decisión y pues mucha suerte".

Lo que tampoco se debe hacer es prometer cambios ni adaptarse a la fantasía del otro. Lo más recomendable es valorar si estás inconforme con la situación y preguntar si tiene arreglo.

PUNTO SIN RETORNO

No se puede mantener a la otra persona con el argumento de "eres el amor de mi vida" o por capricho, y si ya están en ese punto, es porque antes se ha hablado y ha habido oportunidades de cambio y no se hizo nada al respecto o no se hizo lo suficiente.

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Finalmente se debe admitir una responsabilidad compartida, ya que la relación era de dos personas y es injusto "pasar la bolita" y decir fue tu culpa.