Mamá sana desde el embarazo

Cuando una mujer está embarazada cuida dos vidas y ser saludable. Aquí te decimos cómo. 
Si el embarazo no es de alto riesgo, puedes realizar ejercicio de bajo impacto.
Si el embarazo no es de alto riesgo, puedes realizar ejercicio de bajo impacto.

La nutrición, el ejercicio y cuidar las horas de sueño son algunos aspectos a cuidar desde el momento que una mujer descubre que está embarazada. Vigilar cada detalle permitirá a la mamá y al bebé disfrutar plenamente y facilitar este proceso, explican Sonia Lerman, fundadora del spa Maternidad Plena (Maple), que ofrece servicios y productos especializados para las mamás en etapa prenatal y posparto, y Lorena Stoopen Barois, licenciada en Nutrición y Ciencias de Alimentos y quien da asesoría en el Centro de Educación para el Parto (CEPAPAR).

Visita a tu médico

El primer paso es acudir con un médico de confianza. El objetivo es hacer una valoración que permitirá conocer cuáles son los cuidados que deberás tener en la etapa prenatal; se evaluará si el embarazo es de bajo o alto riesgo, y el tipo de medicinas que se requerirán, por ejemplo ácido fólico o cualquier otra vitamina que refuerce tanto a ti como a tu bebé. Sonia Lerman recomienda elegir a un solo médico y conservarlo durante los nueve meses de gestación.


Cuida tu alimentación

Lorena Stoopen recomienda que la alimentación sea variada e incluya diferentes tipos de alimentos. Asimismo, debe ser completa, con los suficientes nutrientes, y equilibrada, es decir, con una adecuada proporción sin caer en excesos o carencias. Eso de “tienes que comer por dos” ya no es válido.

Durante el primer trimestre del embarazo no se necesita comer demasiado, explica Lorena, más bien cuidar que haya variedad de alimentos en la dieta. No es hasta el segundo trimestre que sí se deben aumentar cerca de 250 a 300 kilocalorías al día. Por ejemplo: una ración más de pan o tortilla; un poco más de carne o pollo, y una fruta o lácteo extra.

Lo que se debe evitar en el embarazo son aquellos alimentos que puedan dañar el estómago, tales como lácteos sin pasteurizar, pescado o vegetales crudos, a menos que estos últimos estén muy bien desinfectados. Otros alimentos que se deben postergar en esta etapa son los procesados, ya que por lo general contienen colorantes artificiales y otros aditivos que podrían poner en riesgo el desarrollo del bebé. 


Actívate

Si el embarazo no es de alto riesgo, es posible realizar ejercicio de bajo impacto. Una mujer puede nadar, practicar yoga o caminar. ¿Cuáles son los beneficios de esto?

• Alivio de dolores en la espalda, además de mejorar la postura.

• Duermes mejor ya que reduce el estrés y la ansiedad.

• Mejora el flujo sanguíneo.

• Aumentas la flexibilidad y de esta forma el parto será más fácil.

• Después del embarazo se recupera con mayor facilidad la silueta, pues se acumulan menos grasas.


Relájate

Sonia Lerman explicó que los masajes y tratamientos representan un gran beneficio para las mamás, ya que previenen hinchazón en las piernas y brazos, drenan todo el líquido del cuerpo. Además, evitan los dolores típicos del embarazo en el cuello y la espalda.

En Maple hay especialistas en cuidados prenatales y posparto, que ayudan a las embarazadas a estimular las partes del cuerpo que más sufren durante la gestación, a través de tratamientos que idealmente deberían tomarse cada ocho o 15 días.  Aquí algunos de ellos:

• Masaje prenatal: puedes tomarlos a partir del segundo trimestre de embarazo. El dolor de espalda es la principal molestia a combatir.

• Masaje cráneo-sacral: ayuda a padecimientos como dolores de cabeza, espalda, cuello, articulaciones, fibromialgia y trastornos del sistema nervioso central.


Cuida tu sueño

Para evitar el estrés se debe procurar dormir ocho horas diarias, además, Sonia recomienda tomar siestas a lo largo del día, pueden ser después de cada comida.

Las molestias típicas del embarazo como náuseas, vómitos, cansancio extremo y sueño se alivian con un buen descanso.

La especialista de Maple explica que la postura perfecta para dormir es el lado izquierdo, pues fluye mejor la circulación tanto para la mamá como para el bebé, mientras que en el lado derecho se presionan arterias y provocará dolores musculares.


Trabaja tu mente

El bienestar emocional es una de los aspectos más importantes del embarazo, desde el momento que recibes la noticia es importante contar con un especialista que te ayude con las dudas, miedos o preocupaciones que pueden surgir durante esta etapa. “Las emociones se guardan en el cuerpo, el cuerpo habla lo que el corazón calla”, así lo expresó Sonia, quien asegura que una buena terapia te prepara para el antes y después del embarazo.

Detalles para mamás primerizas