Renuncia CEO japonés por suicidio de empleada

Tadashi Ishii, presidente de Dentsu, anunció su renuncia luego de que una empleada de 24 años se suicidara por trabajo excesivo.
Tadashi Ishii, presidente de Dentsu, presenta su renuncia por el suicidio de una empleada.
Tadashi Ishii, presidente de Dentsu, presenta su renuncia por el suicidio de una empleada. (Reuters)

Ciudad de México

Tadashi Ishii, presidente de la empresa japonesa de publicidad Dentsu, anunció su renuncia a partir de enero próximo, como consecuencia del suicidio de una empleada de 24 años debido al exceso de trabajo.

TE RECOMENDAMOS: Una bocina Amazon Echo, testigo clave en un asesinato.

En diciembre del año pasado, Matsuri Takahashi, una empleada de 24 años de la citada empresa, se suicidó luego de haber sumado 105 horas de tiempo extra; el exceso de trabajo la llevó a una depresión profunda durante noviembre, y una semana antes de su suicidio, Takahashi publicó en las redes sociales que "se quería morir" y que "estaba física y mentalmente destruida". Esto desembocó en la fatal decisión en la Nochebuena de 2015, en la que Matsuri acabó con su vida saltando del balcón de la habitación que ocupaba en una residencia propia de la compañía.

Este año, el Ministerio de Trabajo japonés tipificó la muerte de Takahashi como karoshi —literalmente "muerte por exceso de trabajo"—, y no ha sido el único caso debido a este fenómeno en Dentsu: en 2013, otro trabajador de 30 años de la misma compañía se suicidó por la misma razón. El caso de Takahashi ha reavivado el debate sobre el karoshi y llevó al gobierno a aprobar un paquete de medidas destinadas a prevenir nuevas muertes. En este momento Dentsu se encuentra bajo investigación por probables violaciones a las leyes laborales niponas.

"Es muy lamentable que no hayamos podido evitar el exceso trabajo de una nueva empleada; para asumir responsabilidad total de ello, presentaré mi renuncia como presidente en la junta de inversionistas en enero", afirmó Tadashi en una conferencia de prensa. Su renuncia se presenta en un momento en que el primer ministro japonés está promoviendo una reforma de las actuales leyes laborales, la cual podría incluir restricciones más estrictas sobre el exceso de trabajo y las horas extra. En general, los trabajadores japoneses sienten una especie de deuda de gratitud por haber sido contratados y por ello rara vez renuncian a sus trabajos, incluso si las condiciones son malas o el trabajo es excesivo.

FM