Diez datos que te quitarán las ganas de ver pornografía

Si piensas que consumir habitualmente fotografías y videos XXX no tiene consecuencias, quizá deberías leer esto…
Ver porno puede tener graves consecuencias para tu salud mental.
Ver porno puede tener graves consecuencias para tu salud mental. (Flickr/Viirok)

Ciudad de México

Antes del boom del internet, el acceso a la pornografía era limitado. El adepto a este tipo de imágenes y películas tenía que acudir a cines inseguros, sucios, de mal aspecto y con muy mala reputación; comprar películas de contrabando o hacerse de revistas para adultos a escondidas y mantenerlas ocultas debajo del colchón. Hoy, cualquier persona —esto es, cualquier hombre, mujer, anciano, adolescente, y casi cualquier niño o niña— con acceso a internet puede contemplar imágenes de naturaleza sexual explícita de manera fácil, gratuita, en cualquier momento y durante el tiempo que le plazca.

TE RECOMENDAMOS: Pasan película porno… en sala de emergencias en Perú.

Esta abundancia y facilidad de acceso puede hacerte creer que consumir videos e imágenes XXX es un hábito ordinario y sin consecuencias, y que lo que miras en la pantalla de tu laptop o televisión es la realidad. Pero los resultados de un estudio estadístico llevado a cabo por la agencia de filtrado de internet Covenant Eyes te harán reconsiderar esta creencia.

Aquí diez datos que quizá te quitarán las ganas de invertir tu tiempo en mirar porno.

  • Según las estadísticas, 66 por ciento de los actores de películas para adultos padecen de herpes, 28 por ciento tienen o han tenido alguna enfermedad de trasmisión sexual, y 7 por ciento de ellos y ellas tienen VIH.
  • La mayor parte de las actrices porno abusan de las drogas —sobre todo mariguana, éxtasis y cocaína— con el fin de evadirse y así soportar la vergüenza, el dolor, el trato violento y las humillaciones de que son objeto durante las filmaciones. De igual modo, un alto porcentaje de ellas sufre de depresión o de trastorno limítrofe de la personalidad.
  • Aproximadamente 88 por ciento de las escenas pornográficas contienen algún tipo de agresión física —nalgadas, cachetadas, sofocación—, y 49 por ciento incluye agresiones verbales.
  • Estadísticamente, el consumo habitual de pornografía se asocia con problemas como: tensiones maritales y tendencia a la separación o divorcio; incapacidad de relacionarse sanamente con el sexo opuesto; infidelidad; deseo de tipos más explícitos o violentos de pornografía; aumento en el deseo de actividades sexuales ilegales, de riesgo o que implican abuso; percepción disminuida del valor del matrimonio y la monogamia; adicción al sexo y conducta sexual compulsiva.
  • La exposición continua y prolongada a la pornografía tiene efectos psicológicos como: una percepción exagerada de la actividad sexual, disminución de la confianza en tu pareja, pérdida de la esperanza en la monogamia, la creencia de que la promiscuidad “es lo normal”, desvalorización del amor de pareja, y pérdida del interés en el compromiso, las relaciones a largo plazo, la familia y la crianza de los hijos.

TE RECOMENDAMOS: "Moana" cambia de título en Italia para no coincidir con actriz porno.

  • De igual modo, la adicción a la pornografía disminuye sensiblemente la satisfacción sexual del individuo, debido al desarrollo de una percepción deformada de la apariencia física y de la actividad sexual. En otras palabras, los consumidores de porno suelen comparar los cuerpos y el desempeño sexual que observan en la pantalla con el de sus compañeros, y rara vez éstos salen favorecidos.
  • En más de la mitad de los casos de divorcio en los Estados Unidos, uno de los cónyuges es acusado de tener “un interés obsesivo en sitios que contienen pornografía”.
  • Cuando un menor de edad es expuesto a la pornografía, el riesgo de que adquiera una enfermedad de trasmisión sexual se incrementa, pues será más proclive a involucrarse en actividades sexuales de alto riesgo.
  • Según algunos sexólogos, el consumo habitual de porno en hombres conduce a prácticas y actitudes como: voyeurismo, que es una obsesión de observar a las mujeres sin interactuar con ellas; cosificación, una actitud en la que las mujeres se perciben como objetos con formas, tamaños y armonía entre sus partes corporales, y no como personas; validación, que es la necesidad de ratificar su propia masculinidad relacionándose con mujeres bellas; trofeísmo, el cual consiste en la idea de que las mujeres son objetos coleccionables que demuestran al mundo su propio valor como hombre; miedo a la intimidad e incapacidad de relacionarse con las mujeres de modo honesto e íntimo.
  • Finalmente, en estudios que compararon la actitud de los consumidores de pornografía con grupos de control que no presentan esta característica, los primeros se mostraron más proclives a aceptar como “normales”, "excitantes" o "no tan graves" actos como el acoso sexual, el maltrato, la violencia sexual y la violación. Esto aplica lo mismo en hombres y en mujeres.

Es probable que haya quienes califiquen estos datos como puritanos o moralistas, y tal vez tengan razón. Sin embargo, también cabe la posibilidad de que esa percepción sea una consecuencia más de la tendencia de considerar a la pornorgrafía como algo normal e inocuo.

FM