10 datos curiosos sobre la paternidad

No te pierdas estos 10 datos sobre nuestro primer héroe en la vida. 
Día del padre
Día del padre (Shutterstock)

México

Ser papá no es fácil, por eso nos dimos a la tarea de buscar 10 datos curiosos sobre los padres:

- De los hogares en los que ambos padres trabajan, los hombres dedican 51 horas y 42 minutos semanales al trabajo. Además, los hombres dedican 15 horas y 18 minutos semanales a las tareas domésticas, según revela el INEGI.

- De 16.2 millones de hogares en México, el 2.2% consta únicamente de padre e hijos y el 79.1% de los hogares tiene a un hombre como jefe de familia, indica el INEGI.

    - Los machos de los caballitos de mar y de los pingüinos son los únicos animales que se hacen cargo de los huevos de sus crías: los caballitos de mar quedan “embarazados” y los pingüinos empollan el huevo durante 65 días sin comer ni moverse.



      - Según la misma revista Billboard, la única canción padre-hija que ha llegado a número 1 en la famosa lista de música es “Something Stupid” de Frank Sinatra y su hija Nancy.

      - ¿Recuerdas la canción de “Isn’t she lovely” de Stevie Wonder? El cantante se la dedicó a su hija Aisha.




      - Una de las bebidas más populares entre los hombres es el whisky y según la cadena BBC de Londres, México es el segundo país de Latinoamérica que más compra esta bebida y la importación de este licor ha crecido un 20% en el último año.




      - Los hombres ganan 17% más en promedio que las mujeres en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).


      - En Corea del Sur no existe el Día del Padre, pues el 8 de mayo se celebra a ambos padres.




      - En México hay cerca de 230 mil hogares compuestos por familias homoparentales, lo que se traduce en el 1% de los hogares mexicanos, según datos del INEGI.

      - El cerebro de los hombres también se modifica al ser padres: el “instinto maternal” también se activa en los varones, según demostraron estudios científicos de la Universidad de Bar-Ilan, en Israel, así como de los neurocientíficos estadounidenses Elizabeth Meyer y Craig Kinsley.