México en la cúspide del lujo

Durante dos días, las marcas de lujo se reunieron en la Ciudad de México para hablar sobre la importancia que tiene el consumidor mexicano en sus ventas globales.

Ciudad de México

Para analistas, estrategas y diseñadores, México está en un momento crucial. Un momento en que la industria del lujo comienza a tener un mercado más fuerte en el país y donde marcas como Chanel y Carolina Herrera ven una oportunidad de crecimiento importante.

Por dos días, la Ciudad de México se convirtió en el lugar más lujoso y glamoroso del planeta donde una de las cumbres más importantes de la industria del lujo reunió a estrategas de las marcas de moda más reconocidas.

El francés Christian Louboutin y la inglesa Stella McCartney, dos de los diseñadores más importantes del mundo, fueron parte del Financial Times Business Luxury Summit, un congreso que reúne a los actores más importantes de la industria del lujo y la moda para hablar sobre el crecimiento de la misma, los conflictos a los que puede enfrentarse y un análisis del momento que viven los mercados emergentes.

Una mezcla de lujo, exclusividad, finanzas y economía en un solo lugar.

México, Brasil y Turquía se han convertido en los nuevos mercados meta para las firmas de moda más importantes pues los tres países viven un momento de desarrollo y fortaleza económica que permite hacer una mayor inversión.

Uno de los temas más comentados a lo largo de la cumbre fue el momento político y económico por el que atraviesa México: las reformas financiera, política y energética que están en puerta son una de las grandes sorpresas para analistas como Willem Buiter, de Citigroup, y Guillermo Ortiz, presidente de Grupo Financiero Banorte-Ixe, quienes durante su conversación comentaron que aunque aún se desconoce lo que traerán consigo estas reformas el mercado global tiene grandes expectativas.

Al respecto, durante su exposición el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, resaltó que México es uno de los países más importantes y de mayor crecimiento de las economías emergentes, sin embargo el país “no crece al potencial que podría”, por lo que se debe apostar por el apoyo a las pequeñas y medianas empresas para garantizar un mayor crecimiento y generación de empleos, “si queremos crecer debemos permitir que el crédito fluya”, aseguró el funcionario.

Al cierre del evento, Videgaray Caso afirmó que para lograr estos objetivos la reforma financiera es crucial.