Mark Zuckerberg corre en Pekín pese a contaminación

El fundador de Facebook publicó una fotografía que varios criticaron por aparecer en un lugar histórico como la Plaza Tiananmen y con un ambiente notablemente contaminado. 
Mark Zuckerberg durante su visita a China.
Mark Zuckerberg durante su visita a China. (Facebook)

Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, generó controversia en internet al ilustrar su llegada a Pekín con una fotografía mientras corría por el centro de la capital, sin mascarilla y en pleno pico de contaminación en la ciudad.

"Es estupendo volver a Pekín, comencé mi visita con una carrera en la plaza de Tiananmen, junto a la Ciudad Prohibida y de camino al Templo del Cielo", señala Zuckerberg en su mensaje de Facebook, con una fotografía en la que se le ve acompañado de un grupo de corredores también sin mascarilla.

It's great to be back in Beijing! I kicked off my visit with a run through Tiananmen Square, past the Forbidden City and...

Posted by Mark Zuckerberg on jueves, 17 de marzo de 2016

"Con esto alcanzaré las cien millas en un año corriendo. Gracias a todo el mundo que me ha acompañado en la carrera, en persona y alrededor del mundo", agrega el creador de Facebook.

El delicado pasado histórico del lugar escogido por Zuckerberg para su carrera matutina -con el retrato de Mao de fondo- provocó un encendido debate en Facebook, mientras tanto en esa red social, como en otras, muchos se preguntaban por qué el multimillonario se había echado a correr sin mascarilla con un plomizo cielo de fondo.

"¿Has olvidado algo? #Markzuckerberg, el 'smog' mata a miles de personas cada día. ¡Ponte una mascarilla!", señala la oficina de Greenpeace del este de Asia en su cuenta de Twitter.

Weibo, el equivalente de Facebook en China, encendió el debate cuando subó la foto de Zuckerberg con este mensaje: "hoy Mark Zuckerberg colgó una foto en Facebook en la que corría por la mañana asegurando lo maravilloso que es volver a Pekín. La contaminación era entonces de 252 microgramos de partículas", diez veces por encima de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y es que, aunque Zuckerberg no oculta su deseo de que Facebook sea permitido en el país, sus alabanzas hacia la segunda economía mundial se consideran desmedidas en algunos sectores del país.

El hecho más sonado fue cuando el empresario, que estudia mandarín y está casado con una china, colocó en la mesa de su oficina en la sede californiana de Facebook un ejemplar de "La Gobernanza de China", un libro promocional del presidente Xi Jinping.

La revista de ocio "The Beijinger" también se hace eco hoy de la controvertida carrera de Zuckerberg y plantea en su web: "¿Hasta dónde va a llegar para ganarse el favor de China?".