TOMS a la conquista de Latinoamérica

La compañía fue creada por Blake Mycoskie y al comprar un par de zapatos donan otro a un niño necesitado. Ahora llega a Colombia, Guatemala y Panamá.
Cada que compras un par de Toms se dona otro a un niño necesitado.
El modelo de negocio de Toms es "uno por uno", el cual por la compra de un par de zapatos donan otro a un niño necesitado. (Toms)

Bogotá

La marca estadunidense de calzado TOMS aterrizó en Colombia, Guatemala y Panamá con su modelo de negocio "uno por uno", según el cual por la compra de un par de zapatos donan otro a un niño necesitado.

"TOMS no es una marca de calzado, sino que está en el negocio de ayudar a cambiarle la vida a las personas", dijo la especialista en mercadeo de la compañía Ana María Torres.

La compañía vende sus productos en 63 países. En América Latina comenzó en Argentina y Perú y espera sumar a Costa Rica a la lista próximamente.

Torres aseguró que buscan "que la gente le devuelva un poco a la sociedad con lo que está comprando" y que desembarcaron en Colombia, porque a la sociedad colombiana "le gusta ayudar".

Los zapatos TOMS están disponibles en tiendas multimarcas en Bogotá, Medellín, Cartagena, Barranquilla, Bucaramanga, Ibagué, Montería y San Andrés, así como en internet, agregó Torres, al anticipar que en un año proyectan abrir una tienda propia.

Aunque en el mundo TOMS también comercializa gafas y café, en Colombia por ahora ofrecerá su línea de zapatos, con precios que van de 82 a 129 dólares.

TOMS fue creada por el emprendedor estadunidense Blake Mycoskie en 2006 luego de un viaje a Argentina en el que constató las precarias condiciones de vidas de algunos niños.

Las donaciones de los zapatos varían de acuerdo a las necesidades de la comunidad que los va a recibir: para climas fríos regalan botas de invierno, para entornos urbanos se brindan calzados deportivos y para el colegio un modelo unisex.

Los centros de producción de calzado se encuentran en China, Etiopía, India y Haití, donde se realizan buena parte de las donaciones de TOMS, que han alcanzado los 15 millones de pares de zapatos en más de 60 países del mundo.

"La idea es que un tercio de la producción se realice en países en los que más se dona", apuntó Torres, que aclaró que no siempre donde distribuyen los zapatos se da ayuda.

Desde 2011, sostuvo la directiva, cuando salieron al mercado los lentes de sol y los marcos ópticos, unas 200 mil personas han recibido gafas con fórmula médica o han sido beneficiadas con cirugías de cataratas.

Este año se lanzó la línea de café Roasting Co. Por cada bolsa vendida la empresa dona una semana de agua potable a una persona necesitada.