El dueño de Coachella donó dinero a grupos anti LGBTTI

Además, ha dado dinero a candidatos conservadores de Estados Unidos y ha financiado grupos que niegan el cambio climático. 
El festival es uno de los más importantes del mundo.
El festival es uno de los más importantes del mundo. (Facebook Coachella)

Ciudad de México

El precio del boleto de Coachella podría no sólo estar beneficiando a los artistas y al empresario que posee la empresa que lo organiza, sino también a organizaciones anti-gay, candidatos del partido republicano de Estados Unidos e incluso pagado por detener la investigación del cambio climático.

TE RECOMENDAMOS: Beyoncé, Radiohead y Kendrick Lamar encabezan Coachella

De acuerdo con un estudio hecho por el grupo pro derechos de la comunidad LGBTTI en Estados Unidos, Freedom for All Americans, la fundación Anschutz donó entre 2010 y 2013 a tres organizaciones anti-gay y pro familia: Alliance Defending Freedom, National Christian Foundation y Family Research Council.

Dicha fundación es el mecanismo mediante el cual Philip Anschutz, millonario propietario de diferentes empresas petroleras, de telecomunicación y de entretenimiento como el grupo Anschutz Entertainment, que organiza Coachella, hace labores altruistas.

El empresario salió pronto a defender su fundación y a través de un comunicado explicó que las organizaciones que decide apoyar son elegidas por su trabajo y que era falso que respaldara iniciativas anti LGBTTI.

“Yo apoyo los derechos de la gente sin tener en cuenta su orientación sexual. Cuando nos enteramos de las actividades anti-gay que realizaban, dejamos de contribuir a los grupos”.

De acuerdo con el Centro de Políticas Responsables, organización que se encarga de monitorear las donaciones a partidos políticos en Estados Unidos, Anschutz dio más de un millón de dólares a candidatos conservadores, también ha donado a grupos como Americans for Prosperity, cuya particularidad es oponerse a la investigación del cambio climático y la creación de leyes que lo frenen.

Cabe mencionar que los actos principales de Coachella 2017 han hecho pública su postura política, por ejemplo, Beyoncé apoyó la candidatura de Hillary Clinton (demócrata), Thom Yorke, vocalista de Radiohead, ha participado en iniciativas para frenar el cambio climático y Kendrick Lamar suele hablar de la violencia en contra de la población negra y desigualdad en sus canciones. 

Hasta el momento, ninguno de los artistas reconocidos que forman parte del cartel han hecho alguna declaración; sin embargo Mitski, cantante de rock independiente, publicó en su cuenta de Twitter que no presentarse en el festival sólo la perjudicaría pero que si están en contra de lo que apoya el dueño del festival, pueden optar por no asistir. 



MRF