La posada es de quien la organiza

Hacer posadas es una práctica común entre los mexicanos, pero la forma de realizarlas varía dependiendo de los intereses de quienes las organizan.
Piñata navideña
Piñata navideña (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Realizar posadas en la temporada navideña es una práctica común entre los mexicanos, pero las formas de hacerlas son muy diferentes dependiendo de quien la organice. Desde las posadas de oficinistas, de estudiantes y familias, que siguen un esquema clásico, hasta las temáticas en bares e incluso las rodantes. La posada es de quien la organiza.

Las posadas generalmente son un pretexto para convivir con las personas cercanas, pero también son una muestra de que los mexicanos han transformado esta tradición de acuerdo a sus gustos e intereses personales. Prueba de ello es la existencia de diferentes posadas, en las que el principal objetivo es festejar.

Posada tradicional

Este tipo de posada es muy común para festejos en familia y con vecinos. La comida y las piñatas son las protagonistas. Se trata de una celebración en la que se ofrece una cena con el tradicional ponche navideño, hecho con fruta y piloncillo, se cantan villancicos y se rompe una piñata.

Estas celebraciones tienen una carga católica, pues en un momento de la noche los invitados toman una velita para salir a pedir "posada", es decir, una petición de alojo similar a la que hicieron José y María la noche que nació Jesús. Para realizar este acto simbólico, algunos invitados salen de la casa y realizan un canto que culmina cuando se les permite la entrada.

La fiesta termina cuando se rompe la piñata. La tradición dicta que la piñata simboliza los siete pecados capitales, por lo que la persona que la rompe simbólicamente también destruye sus propias faltas.

Posada pretexto

A los mexicanos nunca les falta pretexto para organizar una fiesta, y en la época decembrina son las posadas. Generalmente empieza con la idea de reunirse con los amigos. Así es como alguien del grupo "pone" la casa, a partir de lo cual los amigos van proponiendo ideas entorno a la comida y las actividades que se llevarán a cabo.

Uno de los elementos que no falta en las posadas de amigos es la variedad de comida. Generalmente todos los invitados llevan un guisado o postre que después se colocará en una mesa para convertir la comida en una especie de buffet navideño.

También en este tipo de posada no puede faltar el ponche navideño, sin embargo, la variedad de bebidas y cócteles es mayor, dependiendo del gusto de los invitados.

"A veces es sólo un pretexto para convivir con los amigos y pasar un buen rato", afirma Mariana, quien este año decidió poner su casa para realizar la posada que tradicionalmente realiza con su grupo de amigos cercanos.

Posada sobre ruedas

Este tipo de posada es exclusiva para los amantes de las bicicletas. No es nada común y tiene como objetivo salir a pedalear a las calles para pedir posada en las casas de todos los ciclistas que participan.

El grupo de ciclistas Biciardillas realizará una posada sobre ruedas en la que pedalearán disfrazados de diferentes personajes, como la virgen María y Jesús, y después harán paradas en las casas de los participantes.

"La idea es pedir posada en bici, incluidos los personajes, o sea habrá una virgen que lleve en la canastilla de su bike a un bebé, se irá a casas -en un radio de siete kilómetros- de los miembros del staff, y se terminará en una donde habrá una fiesta con miembros del grupo", explica Joe Ronco, miembro de Biciardillas.

El objetivo de esta posada es pasar un buen rato, convivir, comer y darle un giro diferente a la tradición navideña.

Posada de oficina

La mayoría de las personas pasan más de ocho horas en una oficina, por lo que este lugar y la gente que ahí trabaja se convierten en una segunda casa. Por eso, no es extraño que al final del año se realice una posada de oficina.

En muchas oficinas, la empresa es la encargada de realizar el festejo, por lo que la posada se realiza con personas de otros departamentos. Estas fiestas son ideales para convivir con personas con las que se ve poco, además de que es una oportunidad para estrechar relaciones con los jefes.

Una particularidad de esta modalidad de posada es que en algunas ocasiones se realizan rifas o se aprovecha para realizar un intercambio de regalos navideños.

"En todos lados que he estado se hace una comida por parte de la empresa y lo más emocionante es que rifan cosas", explica la diseñadora Sandra Muñoz.

Posada rockera

La posada también tiene espacio para los que aprovechan cualquier oportunidad para escaparse a escuchar música en vivo. Este año, el bar Caradura retomó la tradición para organizar una serie de presentaciones temáticas y que los asistentes puedan celebrar la navidad a su propio estilo.

Estas posadas se realizarán los fines de semana de diciembre y el tema dependerá de las bandas que toquen ese día. Habrá posadas de folk, rock, tropical, sonidero, cumbia, entre otras.