Rascacielos Arditti, el nuevo skyline del DF

El arquitecto que saltó a la fama con el Museo de Memoria y Tolerancia en el DF, destaca la importancia de comunicar mensajes a través de espacios llenos de luz.
Jorge Arditti
Jorge Arditti (Cortesía )

mexico

Desde pequeño fue un crítico de los espacios: armar, desarmar, dibujar, imaginar siempre.

En realidad, el paso del tiempo no ha cambiado su entusiasmo, la única diferencia es que ahora sus ideas las dibuja para después transformarlas en museos, casas y edificios.

Jorge Arditti, uno de los arquitectos mexicanos más destacados, afirma que una de las más grandes enseñanzas de su vida ha sido encontrarse con esa capacidad que un espacio tiene de llevar un mensaje diferente dependiendo de la personalidad que adquiera.

Uno de los edificios icónicos de los Arditti es, sin duda alguna, un museo que, desde su nombre, profesa la filosofía de comunicación y educación y que para Jorge significa un parteaguas tanto para su carrera, como para su vida personal: el Museo de Memoria y Tolerancia, “me cambió mi perspectiva y valor de la vida”, asegura.

Como su nombre indica, el museo guarda entre sus paredes la memoria de las víctimas de la guerra en Yugoslavia, el Holocausto y los genocidios en Ruanda, Guatemala,

Camboya, Darfur y Armenia. Miles de personas sin nombre, pero con un mismo rostro: la lucha contra el olvido.

Así como los espacios del museo son ahora un remanso de calma en medio del ajetreado Centro Histórico de la Ciudad de México, otros proyectos como el recién concluido Corporativo Reforma-Diana, se convierten en puntos de encuentro llenos de luz, con una arquitectura “atemporal” que bien pueden convivir con sitios y edificios históricos, como ser un referente de la vida presente de la ciudad y envejecer junto con sus habitantes.

Respeto y empatía por el otro, por sus espacios,su historia, su futuro y su forma de vida, es la filosofía arquitectónica de Arditti.

Según su visión, la arquitectura, más allá de diseñar y crear edificios, debe verse además como una forma de comunicar e incluso educar.

Es por esto que Jorge se ha tomado en serio el trabajo de invitar a la reflexión a través de la arquitectura, de crear espacios a los que el tiempo no los avejenta, sino que maduran y crecen con el ritmo de las ciudades provocando que permanezcan por un largo periodo sin una edad definida.

Jorge´s short list

-Arquitecto: Sir Norman Foster.

-Vino: Piedra Roja.

-País: un país que me apasionó y me encantó su arquitectura y que me sigue apasionando cada vez que voy es Francia.

-Juguete de la infancia: el Mecano.

-Museo: Yad Vashem, en Israel.

-Color: Azul cielo, azul cian.

-Auto: Mustang clásico del ‘67 en rojo.

-Marca de ropa: Pull & Bear

-Marca de zapatos: Camper.