Departamento con estilo de los años 40 en París

El elegante y clásico estilo de los años 40 está de regreso, por lo tanto los más reconocidosinterioristas del mundo lo están retomando. El francés Gérard Faivre no se quedó atrás coneste ...

México

El apartamento en 30 Rue Saint Sulpice, diseñado por Gérard Faivre, captura la fuente infinita de inspiración de París, que incluye su cultura, historia, arte y estilo de vida. Esto representa la oportunidad perfecta de vincular el diseño contemporáneo con el estilo de los años 40.

Esta propuesta se ubica en Saint-Germain des Prés, un barrio con aire de villa clásica que captura un singular ritmo de vida y conocido alrededor del mundo como núcleo cultural e intelectual parisino. El proyecto se localiza en un edificio de inicios del siglo XVIII; este departamento de 130 m2 ocupa todo el tercer piso y tiene una vista directa a la antigua iglesia de Saint-Sulpice.

El programa para esta propuesta de interiorismo incluye un recibidor que tiene la vocación de ser área de lectura y de televisión, una estancia y comedor, una lavandería y dos recámaras con su propio baño y vestidor.

Para este apartamento, Faivre combina un estilo contemporáneo con la esencia de los 40’s, con énfasis en elementos lujosos y exclusivos. Como parte de su inspiración, él encuentra la esperanza de la postguerra como un tema cautivador, donde el mundo veía el futuro con confianza, por lo que al proyectar esta idea en el espacio les permite a los habitantes y visitantes revivir la experiencia.

Aunque se realizó un rediseño completo del interior para ofrecer los estándares actuales de confort, cada detalle se aprecia en perfecto balance gracias al concepto integral y exhibe una personalidad e identidad única.

La gama cromática favoreció el uso de colores sobrios en lugar de tonos brillantes, acentuando lo sofisticado de la propuesta; algunos de los materiales seleccionados siguen la misma idea, como el mármol de carrara, piedra natural, piel, madera y metal.

Con el objetivo de brindar la experiencia retro de manera completa, se añadieron piezas de mobiliario originales de los diseñadores más emblemáticos de la época; algunos muebles se compraron en tiendas de antigüedades y otros son reediciones.

En las habitaciones, el diseño se atreve a acentuar la conjugación entre materiales, combinando la piel, el vidrio y la madera, al mismo tiempo que se posiciona cada mueble, objeto y pintura en una distribución agradable y armónica. Se incluyeron múltiples piezas de arte que transportan al usuario a esa época.

Para exhibir la ostentación, el diseño de las habitaciones se basa en el enaltecimiento de las marcas de lujo, hasta el punto de diseñar especialmente la ropa de cama, toallas y bata de baño para ambas recámaras. En los baños, se logró una delicada combinación de mármol blanco y negro que complementa correctamente la selección de mobiliario inspirado en el confort.

Gérard logra que cada elemento y mobiliario tome una posición y una vocación específica.

Cada mesa, lámpara y muro son piezas únicas que tienen el objetivo de establecer una atmósfera donde se puede apreciar ese gusto por el pasado y la esperanza por el futuro.