Materia Arquitectónica: Nuestro estilo es no tener estilo, ya que cada proyecto es único

La firma ha logrado un crecimiento importante, gracias al trabajo que realiza en cada uno de sus proyectos.

México

Desde sus inicios, la firma Materia Arquitectónica ha ido creciendo de una manera exponencial, hasta convertirse en una de las principales oficinas nacionales, esto, gracias al talento de arquitectos como Gustavo Carmona y Lisa Beltrán, que plasman las necesidades del usuario en un proyecto que reinterpreta un lenguaje atemporal. Originarios de México y Puerto Rico, respectivamente, los socios de la firma contribuyen también con el proceso de diseño en tiendas de marcas de lujo como Burberry y Louis Vuitton. Casa Sao Paio, la tienda Cañamiel, Wellness Center, son algunos de los trabajos que caracterizan el despacho.

¿Cuándo nace Materia Arquitectónica?

Nace en el 2006. El primer año fue difícil, porque hay que picar mucha piedra y la gente necesita ver algo construido para tener confianza. Comenzamos en una oficina de 12 m2 en México, y hoy, tenemos la dicha de contar con un equipo de 15 personas comprometidas y apasionadas con lo que hacen.

¿Qué caracteriza los trabajos de la firma?

Nuestro estilo es no tener estilo, ya que cada proyecto es único.

¿Qué le significó participar en proyectos para marcas como Burberry y Louis Vuitton?

Experiencia y rigor, seguir los lineamientos de estas marcas te enseña mucho. El producto que hacen es de una calidad suprema en todos sus detalles, y eso mismo tiene que ser la arquitectura de sus tiendas, ha sido un reto gigantesco que nos ha preparado para otro tipo de proyectos que jamás hubiéramos imaginado.

¿Cuál es su filosofía a la hora de diseñar?

Divertirse y el diseño tiene que ser algo natural.

¿Dónde encuentra un mayor reto, en la arquitectura o el interiorismo?

Yo creo que la arquitectura abarca todo: interiores, muebles… no nos gusta pensar en esa separación.

Para ustedes ¿Qué representa la arquitectura?

Nuestra forma de vida.

¿Qué caminos los condujeron a esta profesión?

GC: Mi papá se dedicaba a la madera, y cuando era niño entré a una bodega donde tenían grandes pilas de maderas apiladas, las escalaba y me metía en esos huecos donde entraban diferentes rayos de luz, eso despertó una inquietud que con el tiempo fue creciendo y dije: arquitecto.

LB: Cuando estaba en secundaria, una maestra preguntó: ‘¿Qué personas se llevarían para colonizar un territorio?’, lo primero que pensé fue ‘un arquitecto’, porque crea una historia, cambia la forma de actuar de la gente… me interesó mucho la profesión.

¿Qué factores influyen en el campo de la arquitectura como para que cambien las tendencias?

Yo creo que el giro de la historia va y viene, de repente se usa un material que se dejó de utilizar y ahora vuelve.

¿Cuál es su opinión sobre el futuro de la arquitectura en México?

Hay mucho talento en México, muchas corrientes, hoy no se pude hablar de un solo estilo, la gente ya espera ese diseño.