Rediseño de Bicom Communications para mejoras laborales

Establecer una estrategia integral que reflejara la dinámica de trabajo y fomentara la interacción del personal dentro de la empresa, fueron la fuente de inspiración para que el diseñador ...

Cánada

Al entrar a las nuevas oficinas de Bicom Communications, una agencia de relaciones públicas canadiense, casi al instante te puedes sentir capturado, incluso intoxicado, por la energía positiva que inunda el lugar, la cual se convierte en uno de los motivos recurrentes dentro del diseño del propio espacio, así como de cada una de sus campañas.

Desarrollada por el diseñador canadiense Jean de Lessard, cuenta con una extensión de 420 m2 y se localiza en Montreal, Canadá. Lessard concibió la estrategia de diseño con la intención arquitectónica de reflejar la dinámica y forma de operación dentro de la agencia para crear un lugar de trabajo de gente joven y activa. El objetivo era sintetizar un espacio para empleados con personalidades muy diversas, donde se sintieran motivados y así, tener como resultado una mayor eficiencia laboral.

El tema principal a nivel creativo es el caos, de esta manera una de las intenciones recurrentes fue crear áreas abiertas para establecer una comunicación integral y lograr la expansión continua que la agencia buscaba.

Mediante el diseño del espacio interior se integraron varias oficinas privadas para albergar a 35 personas, incluyendo más zonas de interacción social para generar lugares de trabajo colaborativo y espacios de inspiración donde se establezca comunicación en un ambiente sofisticado.

El proyecto para Bicom se considera como la deconstrucción sistemática de un lugar y sus funciones para posteriormente reconstruirlo como una estilizada villa pero de una manera totalmente diferente. Lessard eligió el arquetipo de una pequeña casa, ya que detona diversas emociones dependiendo del usuario, y organizó el espacio conforme a volúmenes que emulan la casa alrededor de las áreas públicas.

Cada casa tiene un lenguaje, material y una función que se revela mediante su propia identidad visual. Estos volúmenes se simplificaron en líneas claras, que transmitieran la idea de una arquitectura cálida dentro de una vieja fábrica. La posición de los volúmenes define la circulación principal y articula un recorrido que fomenta la interacción social entre el equipo de trabajo. La forma idéntica de éstos aporta consistencia a la imagen de la propuesta.

Desde un punto de vista organizacional, para Lassard los avances en la comunicación han abolido los límites espaciales y las relaciones con los demás. Debido a lo anterior, fue vital rediseñar las convenciones espaciales siguiendo la premisa que lo individual y lo comunitario son inseparables, lo cual materializó la arquitectura de interior de Bicom, creando verdaderos espacios de inspiración.