REPORTAJE | POR MAURICIO CONTRERAS

Un chapuzón en el parque

Parque Hidalgo, sus fuentes sirven de albercas.

Meterse en las aguas de las fuentes del Parque Hidalgo se ha vuelto una tradición; estas se han convertido en albercas públicas improvisadas.

Los niños se apoderaron de las fuentes del Parque Hidalgo.
Los niños se apoderaron de las fuentes del Parque Hidalgo. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

El sol castiga sin misericordia a los leoneses que se aventuran a salir a la calle. La temperatura ambiente es de 37 grados centígrados.

Los paseantes que visitan el parque Hidalgo, buscan afanosamente una sombra que los proteja del sol que se encuentra ya en el cenit.

Los adultos capotean el calor con aguas frescas o nieves sentados en las bancas del parque o en los prados.

No lejos de ahí en las fuentes del parque, una pandilla de chiquitines se mofan del calor.

Aprovechan la libertad que brinda la infancia para zambullirse en las frescas aguas de alguna de las dos fuentes que hay en el parque Hidalgo.

Para ellos no hay inhibiciones, solo se quieren divertir refrescándose en su improvisada alberca pública.

Meterse a las fuentes del parque Hidalgo en temporada de calor, ya se ha convertido en una tradición.

Niños de colonias alejadas como la 10 de Mayo o las Joyas aprovechan el paseo en el parque y se dan un chapuzón para refrescarse en las aguas no tan limpias de las icónicas fuentes llamadas de la Fundación I y II.

Juan Francisco Méndez Cruz, un niño de 12 años, vecino de la colonia Bellavista, de cuerpo delgado que solo porta una trusa de color rojo comenta: “después de jugar una cascarita con mis amigos, nos dolían los pies, y como hacía mucho calor, decidimos meternos a nadar en la fuente”.

¿Y no te dicen nada los policías?, se le pregunta a Juan Francisco.

“No no nos dicen nada, el día de hoy dejan meterse”, asegura.

Cesar de Jesús, de 10 años de edad, hermano menor de Juan Francisco muestra más seguridad al hablar ante la grabadora y  comenta: “ya casi nos vamos a la casa para ver el partido del Real Madrid contra el Barcelona. Va a ganar el Barcelona”.

Ana Karen, de 11 años de edad, viene con sus papás desde la colonia 10 de Mayo situada al sureste de la ciudad y a unos 12 kilómetros de distancia.

Ella y sus papás vienen de paseo al parque  y ella aprovecha para darse un refrescante chapuzón con sus nuevos amigos que hizo en este día de paseo.

A lo lejos pasa una patrulla, sus tripulantes ven a los niños jugando en el agua de la fuente  y se van de largo, El guardián del orden, también fue niño alguna vez.