Cuatro formas de convertirse en una ciudad libre de basura

Suecia, Argentina y Estados Unidos están en el camino de librar de desechos a cuatro grandes ciudades. Descubre cómo lo hacen. 

México, DF

¿Te imaginas vivir en un lugar en el que el 90% de los residuos sean reciclables e incluso se puedan transformar en energía? Varias ciudades alrededor del mundo están apostando por un futuro como ese y por obtener el título de “cero deshechos”.

San Francisco, Buenos Aires y incluso países completos como Suecia, han implementado políticas públicas que impulsan el reciclaje y prohíben los tiraderos de basura o rellenos sanitarios.

En la ciudad californiana, por ejemplo, está prohibido usar bolsas de plástico y los habitantes están obligados legalmente a hacer composta en sus hogares; en Capannori, una pequeña ciudad al norte de Italia, tienen un impuesto por desechos. Gracias a esta política, la cantidad de basura que genera cada persona ha decaído en un 40% e incluso genera fondos para la ciudad.

Suecia, por su lado, podría decirse que es el ejemplo a seguir en cuanto a “cero desechos”. Varias ciudades del país obtienen energía a partir de la quema de basura. Al año, necesitan 2 millones de toneladas para esto, por lo que tienen que importar de sus países vecinos cerca de 800 mil toneladas.

Buenos Aires, Argentina tiene como meta terminar con los tiraderos de basura para el 2020 y es gracias a los “cartoneros” (que nosotros llamamos pepenadores) que la separación y reciclaje de desechos es posible. Ellos, así como en nuestro país, separan la basura para obtener un ingreso extra.

En la Ciudad de México se producen cerca de 20 mil toneladas de basura al día que terminan en alguno de los centros de recolección que se encuentran en diferentes partes de la ciudad o simplemente se quedan en la calle, contaminando.

La implementación de programas y políticas públicas por parte del gobierno ha hecho que a nivel nacional el 18% de la basura reciclada provenga del Distrito Federal. A pesar de esto, aún estamos muy lejos de igualar la sustentabilidad de Suecia.

Sin embargo, podemos acercarnos poco a poco si cuidamos nuestras acciones respecto a la basura. Por ejemplo, no usar bolsas de plástico, rellenar las botellas de agua o separar los residuos de los reciclables lo que además, podría generarnos un poco de dinero, como Lauren, una chica neoyorquina que logró vivir una vida libre de desechos y de la cual puedes leer cómo lo hizo en su blog.