Fabricantes de celulares a la conquista del tercer mundo

Actualmente, el mayor crecimiento en las ventas de smartphones corresponde a los países emergentes y al Tercer Mundo: China, India y África.
El año pasado se vendieron en todo el mundo unos 1.000 millones de smartphones, alrededor del 80 por ciento de ellos con el sistema Android.
El año pasado se vendieron en todo el mundo unos 1.000 millones de smartphones, alrededor del 80 por ciento de ellos con el sistema Android. (DPA)

Barcelona

El mercado de la telefonía móvil se halla ante su próxima gran transformación. El avance del Tercer Mundo en la era del smartphone está cambiando la correlación de fuerzas en el sector. Y un sinnúmero de tecnologías integradas en la red, desde el automóvil hasta el cepillo de dientes, ya nos está dando una idea de lo que será el futuro. De todo ello sirve como plataforma el Mobile World Congress, que se celebró esta semana durante cuatro días en Barcelona.

Hoy resulta difícil de imaginar, pero hace ni siquiera diez años los sencillos celulares sin acceso a Internet eran la norma. Nokia era el rey indiscutido entre los fabricantes de celulares. Y los operadores de red decidían soberanamente qué software estaba disponible para los teléfonos. Apple dinamitó esta realidad en 2007 con el iPhone y un año después con la App Store. Luego, con el sistema operativo Android de Google comenzó la marcha triunfal de los smartphones en el mercado de masas.

El año pasado se vendieron en todo el mundo unos 1.000 millones de smartphones, alrededor del 80 por ciento de ellos con el sistema Android. Casi uno de cada tres smartphones es fabricado por Samsung. Apple es el número dos con una cuota de mercado de poco más del 15 por ciento. Según los expertos, sin embargo, Apple obtiene la parte del león de los beneficios con sus iPhones relativamente caros.

Hace ni siquiera diez años los sencillos celulares sin acceso a Internet eran la norma.


Sin embargo, tampoco este claro dominio de los dos pesos pesados del sector es inamovible, porque el negocio está cambiando. Actualmente, el mayor crecimiento en las ventas de smartphones corresponde a los países emergentes y al Tercer Mundo: China, India y África. Allí, la demanda se centra en los smartphones de bajo coste. Un gigantesco mercado aún inexplorado seduce a los fabricantes: alrededor de dos tercios de la población mundial aún no están conectados a Internet. Y ya se puede prever que para la mayor parte de ellos el smartphone se va a convertir en su primer dispositivo computarizado.

Entre los grandes actores de la industria se ha desatado una competencia para conquistar estos mercados de gran crecimiento futuro, como también se pudo apreciar en la feria de Barcelona.  Uno de los rumores más intensos de los últimos días se confirmó en la capital catalana cuando Nokia presentó su primer móvil compatible con Android. El fabricante finlandés, ex líder del mercado mundial de celulares, hizo hace tres años una gran apuesta por el sistema operativo Windows Phone de Microsoft y está a punto de ser engullido totalmente por el gigante del software. A primera vista, lanzar al mercado un smartphone con el sistema del archirrival parece ser un cambio radical de estrategia.

Sin embargo, ese cambio podría estar basado en fríos cálculos dentro de la lucha por conquistar los mercados con mayor potencial de crecimiento. Actualmente, Windows Phone sólo funciona con pocos chips de alto rendimiento, lo que reduce el margen para una bajada de precios. "Android es actualmente la única plataforma con la que se puede ofrecer en los países en vías de desarrollo un gran número de dispositivos de bajo coste", dice Anshul Gupta, analista del instituto de investigación del mercado Gartner. Y el término "bajo coste" significa en estos momentos precios de entre 60 y 100 dólares (entre 45 y 75 euros).

Actualmente, el sector de los smartphones baratos está dominado por fabricantes chinos. El éxito que han conseguido en el gigantesco mercado nacional también los ha convertido en importantes actores a nivel mundial. La empresa emergente Xiaomi, por ejemplo, planea vender este año 40 millones de smartphones. Las ventas sólo se ven frenadas por los límites de la capacidad de producción, dijo el presidente de la compañía, Lin Bin, al diario "The Wall Street Journal".

Android seguirá siendo en el futuro cercano la fuerza que impulsa el auge de los smartphones en los mercados en expansión, subraya Gupta. Hay muchos dispositivos Android que ya no están conectados con los servicios de Google. Esta empresa de Internet creó el software básicamente como un sistema abierto que todo el mundo puede utilizar sin coste alguno y seguir desarrollando. Sin embargo, el uso de servicios como Google Maps, GMail y la aplicación de búsqueda no es libre, sino que está siendo controlado por el gigante de Internet con duras cláusulas contractuales.

Actualmente, muchos proveedores chinos renuncian a estos servicios de Google, que para los fabricantes no son totalmente gratis. Asimismo, Amazon creó una  versión propia de Android para su tableta Kindle Fire. Y también Nokia podría usar el sistema para su teléfono Android más bien de forma oportunista y ofrecer los servicios de su propia casa en vez de los mapas de Google o el GMail.

Google y Facebook se acercan al Tercer Mundo con otro enfoque: pretenden conectar más rápidamente a la gente a Internet. A tal efecto, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, creó la coalición "Internet.org" para un Internet asequible. La adquisición del servicio de mensajería WhatsApp podría dar un impulso adicional a esos planes. Y Google está experimentando con proyectos como los globos emisores en el cielo y, según el blog "The Information", planea poner en marcha una red Internet inalámbrica en Kampala, la capital de Uganda.

Google y Facebook se acercan al Tercer Mundo con otro enfoque: pretenden conectar más rápidamente a la gente a Internet.


La feria de Barcelona, que en el pasado estaba dominada por los fabricantes de celulares y operadores de red, se está convirtiendo cada vez más en un escaparate para todo tipo de tecnología integrada en la red. Por ejemplo, Ford presentó allí un nuevo modelo de coche, a pesar de que pocos días más tarde se celebrará el Salón del Automóvil de Ginebra. En Barcelona también tienen una fuerte presencia los proveedores de artilugios integrados en la red como las pulseras fitness. Y la marca Oral-B muestra un cepillo de dientes que transmite datos a una app para smartphones.