Elige el celular ideal para tu abuelito

Es importante que tus abuelos prueben un smartphone antes de comprarlo para saber qué es lo que buscan y no les tome mucho tiempo aprender a usuarlo.
Las personas de la tercera edad necesitan un celular que cubra sus necesidades.
Las personas de la tercera edad necesitan un celular que cubra sus necesidades. (Shutterstock)

En el pasado siempre le dictaba los emails a su secretaria, pero ahora que está jubilado se enfrenta a un desafío: con motivo de su 70 cumpleaños, el abuelo recibe de regalo un smartphone. No un celular para personas mayores, sino uno normal. ¿Ha sido una buena idea?

He aquí un pequeño resumen de los problemas con recomendaciones de expertos:

En la tienda

Se abre la puerta y aparece el vendedor de celulares. Aquí tiene usted el modelo más reciente. Tiene 400 funciones, dice el vendedor. El abuelo pone los ojos como platos ¿400 funciones? En realidad, solo quiere hacer llamadas. ¿No habría sido mejor buscar juntos un smartphone?

Recomendación: Aunque se tarde más, lo mejor es elegir juntos el dispositivo, dice Nicola Röhricht, de la Asociación Alemana de Organizaciones de Jubilados. Es mejor probar para saber si determinado dispositivo móvil es el más adecuado para el abuelo, opina Röhricht. Sin embargo, la elección siempre debe dejarse en manos de los adultos. "No hay que imponerles nada".

Abrir el regalo y encenderlo

El abuelo y el smartphone es como un encuentro cercano del tercer tipo. Sujeta el celular con la mano como si fuera la pistola láser de un extraterrestre que puede explotar en cualquier momento. Ahora no debo cometer ningún error, parece que está pensando. Y de repente ocurre. Pulsa un botón equivocado y ya se abre una app que reclama derechos de acceso. ¡Dios mío, qué he hecho ahora!

Recomendación: ese miedo al contacto es muy común entre personas mayores que no tienen mucha experiencia en el manejo de celulares. dice Matthias Schroeder, de la Asociación Alemana de Utilización y Experiencia del Usuario. Esta asociación promueve facilitar el uso de dispositivos tecnológicos, algo que en opinión de las personas mayores muchas veces deja mucho que desear cuando se trata de smartphones. «Para muchos de ellos es como si de repente se encontrasen en la cabina de mando de un Boeing 737 y se vieran obligados a entender toda esa retahíla de palancas y controles para poder aterrizar». Por eso, el primer paso debe consistir en demostrar que nada se puede estropear si alguna vez se pulsa el botón equivocado.

Los primeros pasos

El abuelo ya domina el manejo de cinco botones: encender, cambiar el volumen, "Atrás" y "Menú", y en caso de duda siempre pulsar "Página principal". A menudo pulsa "Página principal". Probablemente porque suena como algo tranquilizante. Pero ¿qué hago con esta maldita pantalla táctil? ¿Cómo se puede aceptar una llamada? ¡Ah, simplemente tocar con el dedo! ¡Demasiado lento! La llamada entra en el buzón y los primeros pasos se topan inmediatamente con el primer obstáculo.

Recomendación: "No hay que explicar demasiado sino simplemente dejar que el abuelo lo intente", dice Erhard Hackler, de la Liga Alemana de Jubilados. El lema es: "se aprende haciendo". Por tanto, hay que tomarse mucho tiempo para aprender el manejo. "Sin duda, se pone a prueba la paciencia", dice Röhricht. También es importante ensayar siempre una cosa y después otra, no demasiadas cosas a la vez.

Los primeros éxitos

El siguiente nivel es la búsqueda en Internet con comando de voz. El abuelo está un poco nervioso. "Tú imbécil", dice al smartphone. Está claro que todavía no se han hecho amigos. No obstante, funciona, y el celular busca obedientemente en la red lo que él pide. Lo que aparece en primer lugar es un concurso de preguntas y respuestas titulado "¿Eres un imbécil?". El abuelo reacciona un poco confundido. ¿El celular me quiere insultar? Después lo entiende y queda asombrado: ¡el celular entiende lo que yo le digo! ¡Y no necesito estar tocando todo el tiempo estas pequeñas teclas! Una bendición para este hombre de 70 años.

Recomendación: Lo mejor es engatusar al abuelo enseñándole funciones que le resulten agradables. Puede ser el comando de voz pero también una app de recetas para alguien a quien le gusta cocinar, dice Röhricht. Es un buen estímulo para vencer obstáculos técnicos. Así, los nietos le hacen comprender al abuelo cuál es la utilidad concreta del nuevo celular.

Estoy dentro

Después de más de dos horas, el abuelo comienza a estar en plena forma. Escribir mensajes SMS, emails y manejar el Messenger ya no es ningún problema. Ahora falta configurar la pantalla de inicio. ¿Qué apps necesito? ¿Mensajes en el celular o una guía turística digital? "Eso lo vamos a hacer mañana", dice. Por hoy ha sido suficiente.

Recomendación: a la hora de configurar la pantalla de inicio, el lema es: menos es más, dice Schroeder. "Es justamente esa masa de funciones la que hace que uno se sienta rebasado". Por ello, en la pantalla de inicio hay que hacer limpieza eliminando todo lo que no es necesario.

Dos semanas después

Un mensaje del abuelo: "El gran hermano te vigila". Mira nada más: ha comprendido el problema de la protección de datos: no des a conocer demasiados datos personales, por favor. Como respuesta recibe en el celular un par de fotos. Su reacción: dos mensajes SMS vacíos. Al parecer, el conocimiento práctico del manejo del smartphone muestra ya las primeras lagunas de memoria.

Recomendación: después de haber comprado el smartphone es importante no perder el contacto con el abuelo, dice Hackler. Por tanto, lo mejor que pueden hacer los nietos es enviar una y otra vez fotos y mensajes SMS. También ayuda escribir cosas importantes en notitas adhesivas. De esta manera, el abuelo puede consultar rápidamente algo que ha olvidado: ¿cómo vuelvo a contestar este mensaje SMS de mi nieto?