Después del vynil, ahora vuelven los cassettes

Tras resucitar al extinto disco de vynil, ahora los hipsters y los amantes de la música tienen su mirada puesta en los cintas magnéticas o cassettes.
La nueva tendencia en la industria musical son los cassettes con música grabada.
La nueva tendencia en la industria musical son los cassettes con música grabada. (Fllick/Cassettes)

Ciudad de México

Olvídate de los vinilos: desde hace un par de años, el extinto cassette —o cinta magnética— está haciendo un regreso triunfal en la industria musical, y la compañía NCA está acaparando esta inesperada reaparición. Si aún conservas tu Walkman, es hora de desempolvarlo…

TE RECOMENDAMOS: Convierte al paracetamol en una obra de arte.

Si las estadísticas no mienten, los cassettes que acompañaron a tantos melómanos en los años 70 y 80 muy pronto estarán de vuelta: la compañía National Audio Company —actual empresa líder en producción de cintas magnéticas— produjo más de 10 millones de cassettes en 2014 para satisfacer la creciente demanda de cintas grabadas, que cada día resultan más visibles en tiendas de discos.

Las razones para este renacimiento de la cinta grabada son diversas. En una entrevista para Forbes, el gerente de la tienda inglesa de discos Post/Pop Records Jed Shepherd señaló, entre otras muchos argumentos, que el cassette está recuperando terreno en la preferencia de los melómanos por:

  • su tangibilidad; es decir, por la preferencia que algunos sienten por los formatos análogos, por la posibilidad de realizar mixtapes —es decir, una recopilación de canciones, o de fragmentos de éstas, que son grabadas en una cinta— para ti mismo o para tus amigos y porque “mientras los humanos tengamos manos y oídos, querremos tocar aquello que escuchamos”;
  • economía; hablando de formatos análogos, mientras un disco de vynil, ya sea nuevo o usado y dependiendo de su “rareza”, puedes costar hasta 600 pesos, el precio de una cinta grabada original ronda los cien pesos.
  • su inmediatez; la grabación, producción, copiado y distribución del álbum de una banda indie puede tomar varias semanas, mientras que el proceso equivalente de un cassette puede reducirse hasta a una semana; además, el cassette siempre ha sido un formato sencillo, barato y fácilmente transportable.

En meses recientes, NCA ha cerrado tratos con disqueras como Sony Music y Universal Musica, de modo que actualmente es posible encontrar cassettes tanto con títulos de bandas independientes como con relanzamientos de álbumes clásicos de bandas de la talla de Metallica, The Flaming Lips, Eminem, Blink 182 y Dinosaur Jr. De modo que no hay que descartar que muy pronto los cassettes grabados, originales o grabados por los usuarios, vuelvan a ponerse de moda.


FM