Es seguro comer carne, incluso embutidos: Cofepris

La comisionada de evidencia y manejo de riesgos dijo que hay sustancias que se agregan a la carne para hacer salchichas o jamón que pueden ser cancerígenas, pero en México están reguladas.

Ciudad de México

La carne no es la que provoca cáncer, sino las sustancias que se le agregan para hacer productos como salchichas o jamón, afirmó Rocío Alatorre, comisionada de evidencia y manejo de riesgos de la Cofepris.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, advirtió ayer que el consumo de carnes procesadas como embutidos, ahumados, curados y fermentados está vinculado con el desarrollo de cáncer, y el de carnes rojas "probablemente" también.

"No es la carne per ser ni los productos cárnicos ni la materia carne, sino la probabilidad de que se ingresen durante su elaboración o que se generen sustancias cancerígenas", explicó en entrevista con Carlos Loret de Mola en Primero Noticias.

"Lo que dicen es, nos alertan a que los países, a las autoridades regulatorias, vigilemos que durante la elaboración de estos productos no se añadan estas sustancias o se generen estas sustancias", señaló.

La funcionaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios aseguró que "están en un acuerdo de aditivos perfectamente reguladas, prohibidas o restringidas la utilización de sustancias que han dado ya positividad de cáncer en otros estudios".

Explicó que "los nitritos y nitratos, que son las sustancias que más tienen evidencia de que pueden ser carcinogénicos y que tradicionalmente suelen añadirse a los embutidos, están limitados en la regulación mexicana".

En entrevista para MILENIO Televisión, Rocío Alatorre informó que en el sitio oficial de la Cofepris existe un lista con los productos que están prohibidos en la elaboración de productos alimenticios.

“En la página de la Cofepris se puede encontrar un listado de sustancias respecto a los productos prohibidos en la elaboración de productos, pero no solo en carne y embutidos sino en todo lo que se pueda comer”, dijo. 

Sobre la carne roja, destacó que la evidencia de que aumente el riesgo de cáncer es limitada, por lo que, afirmó, su consumo es seguro aunque "éste debe ser racional, como el de cualquier otra cosa".