El cardenal Rivera desaira al Dalái Lama

En su exposición, Tenzin Gyatso convocó a todas las religiones a la unidad para guiar al mundo hacia la paz y alcanzar una “armonía religiosa”.
Pidió fomentar las cualidades espirituales y evitar las dicusiones.
Pidió fomentar las cualidades espirituales y evitar las dicusiones. (Héctor Téllez)

México

El cardenal Norberto Rivera Carrera no asistió al encuentro que se tenía previsto sostendría el sábado con el Dalái Lama en la Universidad Pontificia de México (UPM); su ausencia la justificó con una celebración ya prevista en la Basílica de Guadalupe, la tradicional bendición de las rosas que se realiza cada 12 de octubre.

Integrantes del comité organizador comentaron que el viernes por la noche se les avisó que no asistiría el cardenal porque presidiría una misa en el santuario mariano, lo que causó sorpresa.

Para aclarar la inasistencia del purpurado, el rector de la UPM, sacerdote Mario Ángel Flores, expuso que el cardenal Rivera Carrera le envió una carta al Dalái Lama en la que se disculpaba por no asistir, por haberse cambiado la fecha de la presentación del Premio Nobel de la Paz en esa casa de estudios, prevista para el 14 de octubre.

El texto fechado el 24 de septiembre, al que MILENIO tuvo acceso, señala: “Mucho me hubiera gustado encontrarme con su Santidad en la Universidad Pontificia de México desafortunadamente ese mismo día, a la misma hora debo estar en la Basílica de Guadalupe para celebrar la fiesta tradicional de la misa de las rosas, siéntase en su casa, ya que es la casa de la Conferencia del Episcopado Mexicano en donde encontrara aprecio y reconocimiento de su persona”.

Otros que no asistieron y fueron presentados desde el presídium, son el director de Asuntos Religiosos, Arturo Díaz de León, y el director general de la presidencia, Roberto Herrera.

Pese a la inasistencia del arzobispo primado de México Rivera Carrera y de funcionarios federales, el Dalái Lama fue recibido cordialmente por integrantes del Consejo Interreligioso de México (Iglesia Griega Ortodoxa y del Islam la comunidad Soofi Amina Alyeraji), los obispos Raúl Vera, de Saltillo; el obispo emérito Onésimo Cepeda; el obispo auxiliar Crispín Ojeda.

A nombre de la Conferencia del Episcopado, el secretario general, Eugenio Lira, dio la bienvenida y manifestó que el encuentro se da en “un mundo cada vez más comunicado, en el que algunos se sienten decepcionados por sistemas y propuestas, incluso religiosas, que, además de no estar respaldadas por una coherencia de vida, no han contribuido eficazmente a la promoción de una vida mejor”.

En su exposición el Dalái Lama convocó a todas las religiones a la unidad para guiar al mundo hacia la paz y alcanzar armonía religiosa.

Ahí, señaló que si “nosotros los creyentes, los que tenemos una religión nos estamos peleando unos con otros, qué ejemplo estamos dando. Van a decir ‘fíjate cómo se están peleando’, de qué manera vamos a poder servirlos o convencerlos de estas cualidades espirituales cuando entre nosotros nos estamos peleando”.

En reconocimiento a su asistencia a la UPM se develó una placa en honor al líder espiritual y se entregó una escultura de bronce con mármol con el escudo de la universidad.

El Dalái Lama sostuvo dos reuniones en la Arena Ciudad de México, donde ofreció la conferencia “Enseñanzas budistas, una guía para el camino de vida” como parte de su cuarta visita a México.

Reiteran posición

En el marco de la visita del Dalái Lama, el gobierno de México reiteró su posición sobre el principio de “una sola China” y dejó en claro que ningún funcionario federal tiene previsto reunirse con el líder religioso.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informa que el Dalái Lama, en su carácter de líder espiritual del budismo tibetano, realiza una visita privada a México”, subrayó la cancillería.

La SRE detalló lo establecido en el párrafo 7 de la Declaración Conjunta entre los Estados Unidos Mexicanos y la República Popular China —suscrita el 4 de junio de 2013 durante la visita de Estado que realizó a nuestro país el Presidente Xi Jinping—, donde se indica que México expresa su firme apego al principio de “una sola China” y ratifica la posición de que el Tíbet forma parte inalienable del territorio chino y los asuntos tibetanos son un tema interno de China.

La SRE advirtió que “el gobierno de México tiene un irrestricto respeto a todas las creencias y doctrinas filosóficas y religiosas”.

***

Sufro al ver a las mujeres: Papa

El papa Francisco dijo sufrir al ver que en la Iglesia y en las organizaciones eclesiales, el “servicio” de las mujeres se ve reducido a la “servidumbre”.

En un discurso en el Vaticano en el 25 aniversario de la promulgación por Juan Pablo II de la Carta Apostólica Mulieris Dignitatem sobre la dignidad de la mujer, Francisco llamó a una reflexión en la Iglesia “para valorizar mejor la presencia” del sexo femenino.

“La Iglesia es mujer, es madre. Sufro cuando veo en la Iglesia y en las organizaciones eclesiales que se reduce el servicio de las mujeres a una servidumbre”, declaró.

Resaltó que aunque muchas cosas pueden cambiar y han cambiado en la evolución cultural y social, queda el hecho de que es la mujer la que concibe, lleva en su vientre y da a la luz a “los hijos de los hombres”.

“Esto no es solamente un dato biológico, sino que comporta una riqueza de implicaciones tanto para la mujer misma, para su modo de ser, como para sus relaciones, para la manera de presentarse respecto a la vida humana y la vida en general”, acotó.

Dijo que al llamar a la mujer a la maternidad “Dios le ha confiado de modo especial al ser humano”.

Pero Francisco advirtió sobre los dos peligros siempre presentes que “mortifican a la mujer y a su vocación”.

Uno de ellos, indicó, es reducir a la maternidad su rol social, para que sea una tarea, aunque noble, pero que en los hechos deja a la mujer y a sus potencialidades de lado, “sin valorizarla plenamente en la construcción de la comunidad”.

“Esto ocurre tanto en el ámbito civil, como en el ámbito eclesial”, reconoció.

Dijo que el otro peligro es una reacción al primero y es la promoción de “una especie de emancipación que, para ocupar los espacios arrebatados a lo masculino, abandona lo femenino y los rasgos que lo caracterizan”.

El Papa subrayó que la mujer “tiene una habilidad especial para las cosas de Dios, sobre todo para ayudarnos a conocer la misericordia, la ternura y el amor que Dios tiene hacia nosotros”. (Ciudad del Vaticano/Notimex)