Corte saudí ratifica veredicto contra bloguero

Un mil azotes y 10 años de prisión es lo que Raif Badawi recibió como condena por supuestamente insultar al Islam en su blog. 
El blogger, quien fue sentenciado a 10 años de prisión, es padre de 3 niños.
El blogger, quien fue sentenciado a 10 años de prisión, es padre de 3 niños. (Internet)

La Suprema Corte de Arabia Saudí ratificó un veredicto, criticado a nivel internacional, en contra de un bloguero liberal que fue azotado públicamente luego de que se le encontrara culpable de insultar al Islam, reportaron el domingo algunos sitios noticiosos vinculados al gobierno.

La decisión de la Suprema Corte de ratificar la sentencia de Raif Badawi, un bloguero de 31 años y padre de tres que fue azotado en enero en una plaza pública, es definitiva y no puede ser revocada sin un perdón real.

Badawi, encarcelado desde 2012, fue sentenciado inicialmente a siete años de cárcel y 600 azotes por quebrantar las leyes tecnológicas de Arabia Saudí e insultar a figuras religiosas del Islam a través de un blog.

Luego de una apelación, una juzgado criminal en Yeda endureció el castigo a 1,000 azotes y 10 años en prisión. Se le prohibió viajar al extranjero durante 10 años y recibió una multa por 266,000 dólares.

En enero, autoridades azotaron a Badawi a las afueras de una mezquita en Yeda. Defensores saudís de derechos humanos dijeron que el acto se realizó para dar un ejemplo a los demás que tengan intenciones de criticar el establecimiento religioso del cual deriva mucha de la autoridad de la familia real.

Azotamientos subsecuentes fueron suspendidos mientras la Suprema Corte revisaba el caso. Una persona cercana al caso señaló que la decisión de la Suprema Corte, anunciada el domingo, no aclara si los azotes son parte del veredicto final. La persona, que habló de manera anónima por temor a represalias, dijo que debido a que los azotes a Badawi han sido suspendidos desde enero, el decreto podría excluir este castigo en público. No fue posible clarificar de inmediato los detalles del decreto de los jueces.

Según la organización Amnistía Internacional, con sede en Londres, los azotes fueron programados en 20 sesiones semanales de 50 azotes cada una.