El baile, una buena opción contra el sedentarismo

Es una actividad física completa. Tonifica los músculos, quema calorías, aumenta el riego sanguíneo y la oxigenación. Además mejora el estado de ánimo y motiva la convivencia social.
El baile es bueno para cualquier edad, cada quien decide qué ritmos practicar
El baile es bueno para cualquier edad, cada quien decide qué ritmos practicar (Odette Ramírez)

Guadalajara

Cumbia, mambo, cha-cha-chá. Salsa o danzón. Rap o rock & roll. El que usted prefiera. Se trata de moverse al ritmo de la música. El baile es una buena opción para combatir el sedentarismo y, más allá de compartir la diversión en un festejo social o en reuniones familiares, puede convertirse en una excelente forma para ejercitarse regularmente.

“A través de propiciar el movimiento corporal el baile contribuye a mantenernos activos y a que tengamos un estilo de vida sano. Es absolutamente recomendable que quien disfrute esta actividad continúe practicándola, […] aunque sea sólo en las fiestas es mejor que no hacerlo”, comenta Martín González Villalobos, coordinador de la carrera de Cultura Física en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara.

El entrevistado agrega que ciertamente la mayoría de las personas que bailan lo hacen por placer, sin considerar que puede convertirse en un ejercicio cotidiano. Para ello sólo requiere dedicarle tiempo e intensidad suficiente. Incluso quienes bailan de manera profesional requieren de un entrenamiento que, aseguran, es equiparable a un deporte.

González Villalobos habla en esta entrevista del baile como actividad física con fines de salud y no de competencia. Recuerda que para convertirlo en un ejercicio regular —es decir, un conjunto de acciones motoras musculares y esqueléticas— basta practicarlo media hora diaria, con una intensidad moderada. O bien, bailar una hora, tres veces por semana, con una intensidad de moderada a intensa: lo cual implica llevar al aumento gradual de la frecuencia cardiaca en ciertos momentos.

El baile es un ejercicio físico completo, una actividad aeróbica, como correr, caminar o nadar. Al bailar se ejercitan diferentes grupos musculares al mismo tiempo, se tonifican los músculos, se aumenta el riego sanguíneo y la capacidad de oxigenación, lo que ayuda a prevenir las enfermedades del corazón. Con los ejercicios de estiramiento mejora la flexibilidad corporal. En suma: el cuerpo se fortalece. Y se queman calorías, por lo cual sirve de complemento para combatir el sobrepeso y mejorar la apariencia.

El baile es bueno a cualquier edad, asegura el académico del CUCS. Los jóvenes suelen preferir ritmos que exigen un mayor esfuerzo físico, al incluir saltos y piruetas como lo hacen al bailar banda y quebraditas, por ejemplo; mientras que el danzón, aunque igual puede cumplir todas las características del ejercicio al practicarse regularmente, es preferido por personas de la mediana y tercera edad que no pueden desempeñar actividades aeróbicas de alto impacto. Lo importante al elegir un tipo de baile “es el gusto personal”, considera el especialista.

Además de los beneficios físicos, el baile resulta una “actividad gratificante” a nivel emocional. Ayuda a combatir el estrés y la fatiga. Las personas que bailan en las fiestas lo hacen por placer, por convivir, por socialización. “Ese aspecto afectivo y social también es importante para la salud”, resalta Martín González.

Con el ejercicio que se realiza al bailar se liberan endorfinas, sustancias que producidas por el cerebro y cuya función es aliviar el dolor físico, pero a la vez propician la sensación de bienestar y euforia. Un cerebro bien oxigenado, un cuerpo más flexible y una mejor imagen de sí mismo fortalecen la autoestima.    

El especialista advierte que hay un renovado interés en esta práctica, como lo evidencia la mayor oferta de escuelas para aprender a bailar viejos y nuevos ritmos; pero también se puede practicar en casa. Así que, si desea mejorar su calidad de vida, prevenir enfermedades y sentirse bien, tiene al alcance una posibilidad. Simplemente, encienda la música y baile.

 

 

Claves

 

A bailar

 

El baile es uno de los mejores ejercicios para fortalecer los músculos. Se trabajan simultáneamente diferentes grupos musculares: brazos, piernas, tórax, vientre, espalda, cuello

 

Bailar tres veces por semana con suficiente intensidad redunda en un entrenamiento físico equiparable a otras prácticas aeróbicas

 

Al bailar se incrementa el ritmo cardíaco y la capacidad de los pulmones para recibir oxígeno

 

Ayuda a combatir el estrés y la fatiga

 

Mejora la calidad del sueño

 

Mejora la flexibilidad pues muchos bailes requieren que los músculos se estiren y extiendan para realizar movimientos específicos

 

En media hora de baile se pueden quemar entre 200 y 400 calorías. A buen ritmo se quema igual número de calorías que al nadar o andar en bicicleta.

 

Con el baile se liberan endorfinas, hormonas producidas por el cerebro que alivian el dolor físico y propician la sensación de bienestar y euforia