Con ayuda de Google Earth, regresa a casa 26 años después

Con la ayuda de los mapas visuales de Google y sus vagos recuerdos, Saroo logró reunirse con su familia a la que perdió cuando se quedó dormido en un tren a los 5 años de edad.
Saroo se reencuentra con su madre después de 26 años.
Saroo se reencuentra con su madre después de 26 años. (Especial)

Ciudad de México

Un joven, que se había perdido en la India cuando era un niño, volvió con su familia gracias a la ayuda de Google Earth.

En 1986, Saroo Munshi Khan tenía cinco años cuando accidentalmente se quedó dormido en un tren parado en la India y al despertar se encontró sólo y en un lugar desconocido, dejándolo lejos de su familia.

La historia relata que hace 27 años, Saroo se encontraba con su hermano Guddu, quien tenía 14 años. El hermano mayor vagó más allá de la estación de trenes en Berhanpur donde el menor dormía en un tren parado esperando el regreso de su hermano, pero cuando Saroo despertó el vagón ya había salido de la estación.

A mil 500 kilómetros de distancia, Saroo llegó a Calcuta, durante semanas sobrevivió en las calles y después fue llevado a un orfanato donde los Brierleys, una familia australiana, lo adoptó cuando tenía 6 años.

Ya con su nueva familia, cruzó el océano hasta la ciudad de Hobart, Tasmania. Con nuevo hogar, país y nombre, Saroo Brierley buscó durante más de un cuarto siglo regresar a casa.

En 2011, con vagos recuerdos e imágenes de Google Earth, Saroo logró identificar su ciudad natal. Con la función de regla en Google Earth, trazó un radio de búsqueda al hacer una conjetura acerca de lo lejos que viajó en el tren.

Después de incontables horas de repasar y repasar esta área de imágenes de Google Earth, Saroo vio una vaga referencia que le llevó a desbloquear los recuerdos de cuando tenía cinco años de edad: un barrio, la calle y el techo de estaño le resultaron familiar.

En el 2012, Saroo se embarcó en un viaje de regreso a Australia Khandwa, India. Una vez que llegó, compartió su historia con los lugareños que le ayudaron a encontrar su camino de regreso a casa con su madre, su hermano y su hermana.

Esta increíble historia real se extiende por décadas, miles y continentes. Si no fuera por la esperanza, la determinación y la tecnología, Saroo habría permanecido para siempre perdido.