Conciencia arquitectónica

Como columnista de Chic Haus, Mauricio Maycotte siempre tiene historias por compartir, pero ahora conoceremos más de su ímpetu por la arquitectura y de su camino en esta profesión.
“Como arquitectos tenemos la gran responsabilidad de concientizar. No somos los únicos responsables, pero debemos buscar el desarrollo correcto de la ciudad", dice Maycotte, fundador de Despacho Eme.
“Como arquitectos tenemos la gran responsabilidad de concientizar. No somos los únicos responsables, pero debemos buscar el desarrollo correcto de la ciudad", dice Maycotte, fundador de Despacho Eme. (Fotos: Cortesía Despacho Eme)

Algo que define a Mauricio Maycotte es su alto nivel de preparación y dominio de temas arquitectónicos, y que siempre tiene algo por contar. El arquitecto egresado del Tecnológico de Monterrey define la arquitectura simplemente como el arte de organizar espacios.

Al poco tiempo de graduarse realizó una maestría en diseño arquitectónico en la Universidad de Navarra, para después regresar a Monterrey, trabajar en diferentes proyectos y finalmente fundar Despacho Eme, estudio dedicado también a la construcción y el diseño.

Su proceso creativo consiste en hacer investigación teórica, poner cuidado a detalle del dibujo arquitectónico y crear maquetas físicas, así como el apoyo en recursos electrónicos.

Con influencias de arquitectos modernos como Alvar Aalto, Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe, Le Corbusier y Louis Khan, ofrece una arquitectura atemporal que va más allá de modas y estilos. “Como arquitecto ofrezco proyectos atemporales. No me enfoco en modas momentáneas que durarán poco tiempo. Yo no le voy a diseñar una casa para 10 años, voy a diseñarla para el resto de la vida”, asegura.


Para crecer en su profesión se prepara y ve todo lo que puede, también para transmitirlo a sus alumnos del Tec de Monterrey, donde imparte clases desde hace tiempo. Al respecto explica: “Me gusta leer, documentarme e informarme, y para lograrlo leo todo el tiempo. También me tomo momentos para salir de la oficina y ver más cosas que no sean arquitectura. Eso me ayuda a liberar la mente”.

Como profesional de la arquitectura, Mauricio señala que es importante disfrutar del proceso y sentirse satisfecho con los resultados finales. “Antes que a los demás, un proyecto primeramente te debe gustar a ti. Si la idea que tuviste inicialmente la ves plasmada, funciona y es habitada exitosamente, entonces lograste lo más importante”, afirma.

Por ahora continúa con su labor y con su incesable preparación. Todo tiene un propósito, y cuenta que a futuro le gustaría que al menos uno de sus proyectos pase a la historia. Es decir, que en algunos años su trabajo se vea en libros de arquitectura y que los estudiantes se inspiren y estudien su trabajo, tal como lo hacemos con arquitectos icónicos.