Una casa de ensueño en Monterrey

La firma Línea Vertical concibió un proyecto que perfectamente puede ser su obra maestra. Se trata de una vivienda que revoluciona la arquitectura residencial y nos deja un profundo asombro.
Casa AP, la imponente residencia de la firma Línea Vertical en Monterrey.
Casa AP, la imponente residencia de la firma Línea Vertical en Monterrey. (Fotos: Cortesía Jorge Taboada)

Casa AP es una imponente obra realizada por Ana Landa y su equipo de Línea Vertical, firma especializada en arquitectura y diseño de interiores establecida en San Pedro Garza García, Nuevo León. El diseño tuvo dos retos principales: captar el deseo no emitido por el cliente, quien solo tenía algunas condiciones, y crear una atmósfera bella, pero funcional, donde hasta el más mínimo detalle fuera inspirador y que cada espacio provocara una experiencia sensitivamente armónica y de asombro.

Otro desafío importante fue integrar el proyecto con la arquitectura existente, ya que el fraccionamiento contaba con estrictos lineamientos de estilo, uso de materiales y color de las residencias. El despacho usó todas sus habilidades para cumplirlos; logró enaltecer las montañas de la Sierra Madre Oriental y las majestuosas vistas.

La casa tiene dos entradas. La principal comprende el área social y de servicio, además de la alberca y el asador. El acceso es por una rampa de piedra creada al lado del muro de contención que sostiene al jardín.

Al llegar a la cochera, un espejo de agua envuelve el bloque de la sala. Después, un corredor pergolado ubicado entre dos muros cubiertos de mármol y el techo de vigas de madera remata al fondo con un ventanal que trasluce los descansos de la escalera interior. A la derecha de este corredor se encuentra la puerta principal de cuatro y medio metros de alto, construida por una estructura metálica que sostiene cinco bloques de paneles de concreto translucido que se mimetiza con él mármol de los muros.

Gracias a que la casa está sobre una colina se logró una segunda entrada, a la cual se llega por la calle de arriba del terreno, dando acceso a una gran terraza con vista panorámica, que al mismo tiempo es la azotea del segundo piso.


Se desarrollaron tres plantas: la primera cuenta con todas las áreas sociales, cocina y área de servicio, la terraza exterior, la alberca y el jardín. En la segunda planta se ubicaron las cinco recámaras, una estancia familiar, una cocineta con estación de café y una oficina personal.

En la parte posterior del segundo piso se construyó un jardín sobre la losa de los cuartos de instalaciones y bodegas de la primera planta. El resultado fue un espacio íntimo de estilo tropical con un deck de madera Ipe y un jacuzzi, que crean una atmósfera de relajación. En la tercera planta está la terraza, pavimentada con piedra de río blanca y andadores en fachaleta de ladrillo.

La paleta de color exterior es toda neutra, con mezcla de materiales, cinco tipos de piedras bellamente integradas, mientras que en el interior trabajaron sobre una paleta en tonos taupe medios e intensos, en adición a un color azul acerado para dar vida y contraste a la atmósfera en un muro ubicado en los largos pasillos que se repiten en la primera y en la segunda planta. También se añadieron acentos de color a la cocina, obras de arte, ciertos muebles, cojines y accesorios para realzar los diferentes ambientes de la casa.

Los materiales interiores son mármol greige cepillado; duela oscura en sala y recámaras; duela clara en comedor y escalera de gran formato; porcelánico formato 3x1 en cocina; piedras de la región, espejos bronces, espejos ahumados, ónix nero, variedad de mármoles y granitos para cada baño; vigas de madera en techos y piso de cristal templado sobre vigas en el segundo piso hacia el elevador.


Los baños son todo un tema, pues fueron personalizados con diferentes materiales y composiciones para cada uno de los usuarios. El medio baño para visitas en la primera planta es el más especial, ya que se ilumina naturalmente por un coronamiento de cristal en la parte superior del volumen y la entrada es por una inmensa puerta pivotante giratoria, elaborada en resina texturada traslucida que provoca un desconcierto agradable. Un lavamanos de bronce está soportado en una consola formada de una raíz de madera de palisandro, y el inodoro asemeja una roca empotrada en el muro.

El mobiliario es otro gran protagonista del proyecto. La selección fue cuidadosa y basada en un estilo europeo-contemporáneo de extraordinarias marcas como Vibia, Foscarini, Roll and Hill, Giorgetti, Arketipo, Sovet, Varaschin, Brabbu, Arper, Sancal, Cattelan Italia, Bolzan, B&B Italia, Ivano Redaelli, Poliform, Saba Italia, Flos, BD Barcelona, Treku, Walter Knoll y Sacha Lakic.

Por su parte, Línea Vertical también diseñó y fabricó mobiliario como roperías, libreros, muebles divisorios, muebles para televisión y escritorios. También el bufetero en bronce hecho a la medida, el cual es considerado la estrella del lugar de acuerdo con Ana Landa, la mesa del comedor, del antecomedor y los burós en las recámaras, todo en complemento perfecto con el mobiliario de marcas de diseñador.

La incorporación de obras de arte sin duda fue un gran acierto. Se aprecian esculturas de artistas como Miriam Medrez y Luis Ramos Ricardo; cristales de Orfeo Quagliata y jarrones de Vanesa Mitrani, así como pinturas de Ricardo Pollman, Karla Mayrl, Lourdes Almeida, Luis Felipe González, Olivia Rojo, Juan Manuel de la Rosa, Pablo Olivera y Marcela Rosado.

Con pocas excepciones en la iluminación exterior, todas las luminarias interiores son de la marca Flos. En techos se instalaron Wall Rupture, las cuales destacan en dos muros como acentos escultóricos que asemejan una grieta de fuego. Toda la iluminación está integrada a un sistema inteligente de alto nivel que permite controlar toda la casa desde un control portátil, así como al circuito cerrado de cámaras.

Con una libertad creativa magistralmente aprovechada, Línea Vertical consolida su nivel y experiencia en lograr increíbles proyectos con los más altos estándares de diseño y arquitectura. En este caso, reflejado en una casa de ensueño que sobrepasa las expectativas de sus habitantes.